¡Bienvenidos a The Kiwi Life!


Si no están seguros de cómo, ni por qué llegaron acá, les voy a comentar brevemente qué es lo que se van a encontrar:

Un diario de viajes

Eso es todo.

¿Qué es The Kiwi Life?

The Kiwi Life era originalmente el blog de Nueva Zelanda, el primer viaje, y sin duda lo mejor que van a encontrar acá, especialmente entre Agosto del 2011 y Mayo del 2012. Después vino el viaje de Brasil, pero casi todos las publicaciones se perdieron. De Argentina sólo hay un viaje a Iguazú previo a Nueva Zelanda.

Ahora estoy viajando por Canadá durante un año.

¿Cómo usar la página?

Siempre van a ver las últimas publicaciones primero. Para ver lo anterior pueden bajar y hacer click en "Entradas antiguas", o elegir por viaje entre "Canadá", "Nueva Zelanda", "Brasil" y "Argentina" en el menú de la derecha. También pueden buscar por año y mes, también en el menú de la derecha. Si quieren volver a la página principal, hagan click en "Pagina Principal" debajo del texto, o en la foto de portada arriba de todo.

Los dejo con la introducción.

Introducción

Cuando se agarra una valija, se pone algo de ropa, un puñado de monedas y se cruza el Océano Pacífico para desembarcar en un país como Nueva Zelanda, sin ningún conocimiento previo del mismo, y sin planes por delante, es inevitable que uno viva algunas aventuras inesperadas.

¿Y qué mejor manera de recordar esas aventuras que escribiendo un blog para que la gente que quedó en Argentina sepa que va sucediendo?
¿Qué mejor manera de escribirlo que riéndome de mí mismo y de lo que voy viviendo?

No cualquiera pasa de trabajar en una oficina de saco y corbata en pleno centro porteño, a juntar manzanas en el campo en un pueblo de 50 habitantes, en boxer de corazoncitos, sombrero de cowboy y botas de lluvia.


Con ustedes....los últimos posts del blog:

viernes, 9 de febrero de 2018

Vancouver, la ciudad de la lluvia


Pasaron ya 3 meses desde la última actualización. ¿Ya? 3 meses??? Sí, ya 3 meses. Se imaginarán que hay muucho para contar. Al principio no escribía porque no había mucho material y esperaba a que se acumulara un poco más, y ahora tengo tanto que no se ni por dónde empezar. Pero como no tengo ganas de empezar a contar todo lo que me trajo hasta acá (ahora), vamos a saltar directamente a mi situación actual en la tierra de ardillas y alces.

Yo sé que ustedes se quedaron en Montreal y mis problemas con el francés a fines de octubre. Pero en este momento estoy viviendo casi en el centro  (Downtown) de Vancouver, en el barrio de West End, con Philipp y Leon (a quienes ya presentaré). Estoy en mi segundo trabajo (ya que conseguí otro antes, pero lo cambie por este nuevo), y casi que no recuerdo cómo se siente salir a la calle y que no esté lloviendo. Hoy encima hay viento, lo cual después de dárseme vuelta el paraguas, me recordó a como era vivir en Wellington.

West End desde el puente de Burrard Street
Vancouver está en la costa oeste de Canadá, sobre el Océano Pacifico. Pero tiene una geografía algo extraña, y tiene bahías y entradas de agua por todos lados, lo cual hace que todo el centro de Vancouver este prácticamente rodeado por agua. Tan así que parece una península. Para ir al norte o al sur tenés que cruzar un puente. Hacia el oeste está el mar y después de este, a unos 60 kilómetros, la isla de Vancouver (o Vancouver Island), donde está la ciudad de Victoria; hacia el este se extiende la ciudad, y más allá, la cordillera de las Rocallosas, y más allá (mucho más allá), Toronto y Montreal. O sea, mucho, mucho más allá. Calcúlenle mas o menos la distancia entre La Comarca y Mordor. Siendo La Comarca Vancouver, y Mordor Montreal (sin la montaña de fuego). 

Esto se está poniendo un poco confuso, no? Bueno, les hice un mapa de Vancouver al estilo Tolkien para que se ubiquen mejor. Nota: Cuando me di cuenta de que me faltaba una letra apenas terminé de escribir la palabra, me agarré la cabeza, y grité "NO!".


Me pasé como 2 horas haciendo el mapa

Habiendo mar por todos lados, hay playas. Se imaginarán que en pleno enero me la pasé tomando sol en la playa. Bueno, no. Empecemos por el hecho de que es invierno acá arriba. De todas formas, es la única zona de Canadá donde el invierno no es brutal, y cuando digo brutal no exagero. Hubo en las últimas semanas temperaturas de -40°C en Montreal, y si vas hacia el norte, temperaturas por debajo de los -50°C. Por lo que el clima de Vancouver es mucho, MUCHO, más benévolo. Pero eso no viene gratis. Durante enero las temperaturas rondaron los 7°C durante el día, y rara vez pasaron por debajo de los 0°C durante la noche. Comparándolo con los -30°C habituales de Montreal, se imaginarán que estoy más que contento de haber venido para este lado. Pero el precio es el sol. Ohhhh el hermoso sol! Imagínense que un día nublado, sin lluvia, ya es considerado un lindo día. Las pocas veces que uno mira por la ventana y ve un rayito de sol, deja todo lo que esté haciendo y sale corriendo ni bien se recupere de la estupefacción. A veces ni eso alcanza. El lunes pasado me desperté y encontré un mensaje de una amiga, donde me mandaba una foto del sol en Nanaimo (la isla), y me levanté corriendo. Vi el sol, desayuné rápido, agarré los auriculares y los anteojos de sol, y salí a la calle. Por supuesto, ni bien puse un pie afuera con una sonrisa de oreja a oreja, ya se había nublado. No había ni rastro del sol. Me saqué los anteojos de sol, los doblé, y los enganché en el bolsillo delantero de la campera, junto con mi sonrisa.


La costa en Coal Harbour...bajo las nubes
Llegué a la ciudad justamente en Navidad, y después de un día de nieve, y tres más de lluvia, salió el sol un sábado, y el viaje dio un vuelco increíble, pero eso voy a contarlo más adelante. Cuatro días de sol y cielo azul casi impecable, me engañaron cual inocente palomita, y me hicieron creer que el invierno iba a hacer así de hermoso. Desde ese entonces hasta hoy, 29 de enero, vi en total 2 o 3 días de sol. Que ni siquiera fueron realmente días de sol, sino parcialmente nublados, pero cada vez que veía un ligero resplandor dorado y unos rayitos de sol por la ventana, dejaba cualquier cosa que estuviera haciendo y salía corriendo a pasear mientras durara (por lo general no más de 20 minutos). Ya en la última semana no hubo ni eso. Pero en esos pocos días (o ratitos) de sol, vi una ciudad absolutamente hermosa. 


Kitsilano Beach al frente, y West End al fondo. Detrás, las Rocallosas.

Todos salen a tomar sol

Nota del presente: Ahh mierda, ¡se largó con todo afuera! De hecho, anoche leí que hay alerta por lluvia, lo cual sueña extraño ya que hace 3 semanas que no para de llover. ¿qué tan peor puede ser?

Hoy, al 8 de febrero, tuve dos mañanas con un ratito de sol antes de entrar al trabajo. Juro que fue la primera vez que sentí el sol en la cara en dos semanas, difícil no emocionarse.

Las lágrimas eran en realidad por el frío

Stanley Park
Imagínense caminando por pleno centro Vancouverense, una ciudad grande de 670 mil habitantes en la ciudad, y 2 dos millones y medio con todo el conurbano (Toronto es casi el cuádruple), donde en cada esquina o intersección entre los altos edificios modernos, mirás hacia el norte y ves como la calle baja unos pocos cientos de metros hasta el mar verde, y detrás de este, las enormes montañas de cimas nevadas. Créanme que te importa muy poco todo después de eso. ¿Tu jefe es un pelón mala onda? ¿Hoy tenés que hacer horas extras? ¿Los ridículos precios de alquiler hacen que no puedas ahorrar para las vacaciones? Mira el mar y las montañas y se te pasa. Ese paisaje se repite en prácticamente toda la ciudad. De hecho, a donde vivo yo, estoy a unos 600 metros de la costa norte, donde hay una marina, y a unos 700 de la sur, donde hay una pequeña franja verde que bordea el mar (donde estaba sentado el osito). Estoy también a 800 metros de English Bay, la playa más cercana, y a unos 800 metros de Stanley Park, un parque de 405 hectáreas (sí, 405 hectáreas, 10 veces el tamaño de los bosques de Palermo) con medio millón de árboles, 200km de caminos y senderos, y rodeado de mar. El parque está lleno de patos, ardillas que muerden (ya les contaré la historia), pajaritos que se te paran en la mano, pájaros carpinteros, un sinfín de aves acuáticas, y otras más voladoras, etc., etc. Es realmente muy creíble cuando me dicen que, en verano, la ciudad es un paraíso. 

Costanera de Stanley Park
English Bay con su playa. A la derecha, West End. A la izquierda, el comienzo de Stanley Park.

Hay también muchas cervecerías acá mismo en la ciudad, como Steamworks en la costanera del centro, con (hasta ahora) la mejor IPA de la ciudad y vista al mar; Granville Island ubicada en la isla homónima (y con una cerveza apenas aceptable); Parallel 49 (rica); Stanley Park (no tenían IPA, la Pale Ale zafó); Yaletown, la cual me fue recomendada por un personaje muy muy extraño que conocí en año nuevo pero a la cual aún no fui; y otras que aún no conozco. A su vez si vas al liquor store (los recordarán de Nueva Zelanda), el único lugar donde podés comprar alcohol ya que en los supermercados no venden, hay cervezas de toda la provincia, de todo el país, e incluso muchas de EEUU. Claramente estoy en campaña de probarlas todas. 

No sé si están viendo la vista al mar y las montañas que hay desde la ventana

24 piezas + sopa por 10 dólares. Nada mal.
En cuanto a comida, hay de todo. Acá en el centro hay casi más inmigrantes que canadienses, y no exagero. La proporción sería, según mi experiencia personal, mitad de extranjeros y mitad de canadienses, por lo que se imaginaran que hay restaurantes de todo tipo. Hasta hay una "churrascaría brasileira" (parrilla brasileña) a la vuelta de casa. El sushi es tan barato que comí 3 veces seguidas en 4 días, y pienso volver pronto. Para que se den una idea, te sale más barato comer 24 piezas de sushi más una sopa miso, que un combo en McDonald’s. 

Habrán quizás escuchado que este año se va a legalizar la marihuana en el país. Bueno, British Columbia (la provincia donde queda Vancouver) viene bastante más adelantada. Apenas llegue vi los "dispensadores" de marihuana medicinal, lo cual no es nuevo ya que están por todo el país. Los dispensadores son pequeños negocios legales donde compras como si fuera una farmacia. Para comprar necesitás una receta médica, o pertenecer a un club (aunque hecha la ley, hecha la trampa, muchos venden disimuladamente sin necesidad de lo anterior). Pero un día, paseando por el centro, llegué a la plaza frente al museo de arte, y vi que había un stand en plena plaza, en pleno centro, con varios frascos, a simple vista, llenos de marihuana. Sin el menor reparo. A los pocos días volví a pasar, y había no un stand, sino tres. A la semana había como 7. Ya había a la venta frascos, galletitas, brownies, y demás. Pero esto no termina ahí. Hay también negocios enormes. Cerca del hostel donde viví 3 semanas (pasé por 4 hosteles diferentes en la ciudad), había un local de dos pisos, el Cannabis Culture. En el piso inferior vendían pipas, bongos de vidrio, plástico, industriales o artesanales por artistas locales reconocidos; filtros de aire (soplás por un lado y por el otro sale aire limpio, sin olor); y todo tipo de accesorios y ropa. En el piso superior, hay como un bar y lounge exclusivo para fumar marihuana, donde podés sentarte en sillones y fumar por tu cuenta, o ir a la barra, y elegir entre una enorme variedad (enorme) de aceites de cannabis, y los fumas en unas pipas que están sobre la misma barra. Fui un viernes a la noche y estaba lleno de gente de todas las edades, desde amigos de 20 años, parejas de 30, 40, 50, y hasta sesenta y largos. Después del bar, y al fondo del local, tenés el dispensador, donde encontrás un mostrador grande con más de 30 frascos con diferentes variedades expuestos en la vitrina, cada una explicada por nombre, cualidad, y efectos. También hay aceites concentrados, cremas, jarabes, gomitas onda Mogul, y cosas que ni sé que son.

También hay 24 sucursales de la librería publica de Vancouver por toda la ciudad, lo cual me ayuda a mi problema de comprar compulsivamente libros usados, ya que los puedo tomar prestados. De hecho, ahora mismo estoy en la que queda sobre la calle Denman, sentado en la compu 1018, y de frente a la ventana (por la cual veo agua caer constantemente). 

Quizás hayan escuchado sobre la extrema amabilidad canadiense. Es completamente cierta. Pase lo que pase, te piden disculpas. Te chocan por la calle, te piden disculpas. No llegas a chocarte, pero medio que te pasan por delante, te piden disculpas. Si vos estás llegando a la esquina para cruzar, y ellos doblan y pasan antes de que vos llegues, te piden disculpas por no darte el paso. Hasta me pasó una vez que estaba en el banco y tenía que firmar algo. Agarré una lapicera y cuando fui a firmar se me cayó, el banquero dijo "uh, sorry". O sea, YO agarré la lapicera, se me cayó a MÍ, y él me pidió disculpas. La semana pasada leí en el diario que una pareja quiso asaltar a un hombre en Calgary de noche, pero como su campera no era de marca, se la dejaron, y al irse cada uno por su lado se desearon que tengan una linda noche. Es decir, la víctima a la que le robaron la billetera y casi la campera, les deseó una linda noche a los asaltantes. Canadá señores, donde podés hasta robarle a una persona, quien probablemente te pida disculpas por no tener una mejor campera para darte, y después te agradece y te desea que tengas una linda noche.

En cuanto a la fauna urbana local, hay por supuesto ardillas (aunque con la lluvia se ven mucho menos que en Montreal o Calgary...ah sí, pase por Calgary, ya les contaré); mapaches (aunque en invierno se esconden y aún no vi ninguno) que son un peligro para gatos domésticos y tachos de basura; zorrinos (me crucé uno una noche cuando iba al trabajo); como 10 especies de aves acuáticas como patos, gansos (están por toda la costa y no te tienen el menor temor); bandadas de cuervos que dan miedo (créanme que te sentís en un cuento de Edgar Allan Poe o en Jurassic Park, no sé porque pero cuando paso y empiezan a graznar me recuerdan a los velocirraptors en la cocina), gaviotas que viven cazando cangrejos; cormoranes; colibríes; y un sinfín de pajaritos de colores que desconozco. De hecho hay un festival internacional de aves en Agosto, y pienso ir (www.vanbirdfest.com), el Bird Fest (?). 

Aparte de todo esto, piensen que la ciudad está rodeada por montañas, bosques, islas, y mar, por lo que hay senderos y subidas a las montañas, paseos en ferry, y demás. Hay naturaleza por todos lados. De hecho, la Isla de Vancouver está casi sin poblar, más allá de dos ciudades (Nanaimo y Victoria) y algún que otro pueblito perdido por ahí. Está a menos de 2 horas en ferry, donde podés cruzarte con grupos de delfines y orcas en el camino. La semana pasada camine 5 kilómetros desde el centro de la ciudad, y llegué a Jericho Beach, un lugar paradisíaco y difícil de creer que esté tan cerca de la ciudad. Sólo recordás que está cerca porque allá a lo lejos se ve el contorno de la misma al otro lado de la bahía.


Jericho Beach y el muelle. Salí en shock del muelle.

En resumen, si les gusta el mar, las montañas, la cerveza, la comida, la marihuana, los libros, los animales (especialmente los pájaros), las nubes, la lluvia y la vida tranquila, Vancouver es para ustedes. ¿Suena perfecta no? Bueno, por algo es la tercera mejor ciudad del mundo (sí, del mundo entero) para vivir (www.traveler.es).

Queda pendiente para la próxima, contarles un poco sobre mi último tiempo en Montreal, el viaje en auto hasta Calgary con un desconocido algo extraño, 2 semanas en la casa del curry, una semana en Banff y el frío polar (sospecho que ahí es donde vive Papa Noel), la Navidad menos especial de mi vida, y la llegada a Vancouver, incluyendo los festejos de año nuevo. También tengo que presentarles algunos personajes que van a ser recurrentes, especialmente Philipp y Leon, mis compañeros de casa. Ah, y queda contarles sobre los trabajos. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. 


PD: Hoy salió el sol todo el día, cosa de no creer, y vi una pareja de nutrias. Casi me muero ahí mismo. Las perseguí desde la costa, río arriba por el barro. Valió la pena completamente.


Doble Yapa hoy: Foto y música


¿Vieron las nutrias?




Amo esta canción


martes, 24 de octubre de 2017

Bonjourrrrr!

(pedazo de zoquetes!)

Señoras y señores! Llegó lo que tanto esperaban. Para el bolsillo de la cartera y la dama del caballero! Un nuevo post en The Kiwi Life.


Martes 24 de Octubre de 2017 - Casa, Montreal

Ahhh, el dulce repiquetear de la lluvia en la calle que no me deja salir. Por suerte, Eli es tan cartonera como yo y ahora tenemos sillón.


No, momento, me salteé como 2 semanas de historia. Volvamos atrás.


Veamos, pasaron 3 semanas desde la última vez que publiqué algo, y claramente pasaron varias cosas. Pero vamos a mantenerlo breve ya que no quiero abusar de su tiempo, y todos tenemos series de Netflix a las cuales volver.

Después de un par de días de avistaje de ardillas, paseos por Toronto y un encuentro fortuito con una más que interesante viajera noruega, el miércoles 4 de Octubre me subí a un micro rumbo a Montreal, la cuarta ciudad francófona más grande del mundo, a donde me hospedé temporalmente con estos personajes:

Alex, yo, Roman, Gaby

Alex y Gaby (los dos en los extremos) son los mejores amigos de Clara, y Roman vive con ellos. Los 3 son estudiantes, y me recibieron de brazos abiertos. Clara, a quien conocieron si fueron mi último viernes en Argentina a 1516 (bar), es una francesa que vive hace 3 años en Montreal. Ella tenía dólares canadienses para vender, en su vida se imaginó que alguien en Buenos Aires los iba a querer. Yo quería comprar dólares canadienses antes de venir, en mi vida me imaginé que alguien en Buenos Aires podría tener, ni el Banco Nación tenía. Así nos encontramos en Palermo, y un par de cervezas de por medio más tarde, yo terminé durmiendo en la casa de sus mejores amigos en pleno Montreal, “por unos días”, hasta que me acomodara. Una semana después, seguía durmiendo en su living. Me repartí el tiempo en:

- Buscar casa
- Buscar trabajo
- Explorar la ciudad
- Pasar el rato con ellos 3
- Hablarle a las ardillas

En ese orden de prioridad.

Así encontré al poco tiempo casa, cuyos detalles serán contados en otra ocasión.

El balcón del medio, con la maceta roja

Como decía, por suerte, mi compañera de casa es tan cartonera como yo. El cuarto que alquilé no estaba amoblado, por lo que tuve que dormir en un colchón prestado por ella. En el living no hay sillón, porque su compañero de casa anterior se lo llevó.

En Canadá no hay de los tan amados Recycling Center que había en Nueva Zelanda, esos mágicos lugares donde podías comprarte desde un par de botines a una cama por unos pocos dólares, por lo que comprar cualquier cosa que necesites es un poco más caro. Sí están el Ejército de Salvación y otros negocios de segunda mano, pero nada tan abundante, variado, y barato como los Recycling Center.

Como ya saben, soy de salir a caminar todo el tiempo, principalmente porque no tengo nada mejor que hacer. Al no haber centros de reciclaje como en NZ, la gente acá deja las cosas que no necesita más en la puerta de sus casas, así es normal salir a caminar y encontrarte con muebles o pequeñas cosas en buen estado. Es mas o menos como hacemos en Argentina también, sólo que acá es bastante más común. La semana pasada vi un sillón de un cuerpo a media cuadra. Estaba algo mojado por la lluvia, y le faltaba una pata, pero nos robamos un adoquín y un ladrillo como reemplazo, y lo pusimos en el living. Ayer mientras caminaba por la Avenida Saint-Zotique, vi dos sillones de dos cuerpos en la calle. A la noche los fuimos a buscar, pero como no podíamos inspeccionarlos bien por la falta de luz, volvimos esta mañana. Inspeccionarlos es fundamental!, ya que en Montreal hay un gran problema de insectos, que una vez dentro de tu casa, son más difíciles de sacar que los pantalones de cuero de Ross (ver Friends). De hecho, ahora mismo hay una invasión de vaquitas de San Antonio. Lo gracioso es que muerden a la gente en los parques, así que es todo un tema, está en todos los noticieros.

VAQUITAS DE SAN ANTONIO CARNÍVORAS ATACAN LA CIUDAD DE MONTREAL

Bueno, volviendo al tema, tenemos sillón, y no podemos estar más felices. Ahora tenemos donde leer y donde ver peliculas todo el gélido y aterrador invierno canadiense.

Ya que estamos, les cuento un poco de donde estoy viviendo y con quién. Me mudé al barrio de Rosemont, a 3 cuadras del Parque Maisonneuve, donde están el jardín botánico, el estadio del Montreal Impact (donde juega Pablo Piatti), y el parque olímpico, donde se celebraron los juegos olímpicos de 1976. Es un barrio más bien residencial, super tranquilo. No es el barrio más lindo de la ciudad, pero sigue siendo hermoso. De todas formas si caminas hacia uno u otro lado, te encontrás con zonas mágicas. Lo negativo es que está algo alejado del subte (principal medio de transporte en invierno), y voy a tener que abusar de mi bici, lo cual no va a ser fácil por la nieve. De hecho el día que vine a conocer el depto, tuve que caminar 20 cuadras hasta la estación de subte más cercana, y a la vuelta me agarró la lluvia. El único día hasta el momento en que había salido sin paraguas, fue el único día en que llovió. Y, por supuesto, llevaba puestas mis viejas zapatillas blancas, las cuales tienen un agujero en la suela. Me salió redondo.

Eliana, Eli, es una montrealesa estudiante de arte de 21 años, la misma edad que mis antiguos compañeros temporales de casa, lo cual no me hace sentir especialmente joven. Ayer me miraba al espejo y recordaba lo enojado que estaba cuando aparecieron las 3 primeras canas en la barba. Ahora ya tomaron toda un área del mentón. Eso sumado a que ante cada invitación, a lo que sea, antes de decidir tengo que meditarlo bien, cuando antes era bastante más fácil.

- Facu, vamos a un recital en el centro?
- Dale

- Facu, querés venir a una charla sobre la importancia de la caja de cartón en la sociedad del siglo XX?
- Vamos

Ahora es más complicado:
- Vamos al mercado de la esquina a comprar algo para comer?
- ….mm… hay pan. Estamos bien.

Ahora ya hace más de una semana que estoy en el nuevo depto. Solemos poner música y quedarnos charlando. Una vez ella se puso a pintar y yo me quedé mirando. Después nos agarró el bajón y salimos de noche a comprar comida al super. Nos hicimos unos nachos con salsa y los comimos en el balcón. Pero de vez en cuando sale con alguna idea de ir a algún lado de noche y se me estremece todo el Centro de Gestión de Motivación y Pachorra. De día vamos a donde quieras, ahora, a las 12 quiero estar durmiendo, no me jodas.


Me compré una bici para recorrer mejor la ciudad, y unos botines de segunda mano. Mis ganas de jugar al fútbol van mucho más adelantadas que la capacidad de mis rodillas de hacerlo. Hasta ya conseguí equipo de 7 para un torneo amistoso que empieza este sábado...ya veremos como viene la mano (o la rodilla).

Más allá de eso no hay mucha más novedad. Conseguí casa que era primordial, ya que necesitaba con urgencia poder desarmar la mochila, pero aún sin novedades de trabajo, lo cual es, admito, bastante difícil cuando no hablo el francés. Igual estoy intentando, juro que intento. Siempre que voy a algún lado intento comunicarme en francés, pero siempre tienen algo que acotar o preguntar y me quedo con cara de: “ehhhhh?”. En el subte te avisan de las estaciones en francés. Por ejemplo dice: “Prochaine station París” (léase: pgoshén stación Paguí) y pensás, “listo, la estación que viene es París, entendí bien”, y cuando llegás la estación se llama “Place Des Armes”...no entendí tan bien como creí. Pero va mejorando de a poco, esta semana ya dos personas me preguntaron por direcciones, a un viejo lo mandé a cualquier lado, pero a otro le dije bien. También completé satisfactoriamente la compra de un café:

- Buenos días, un café por favor.
- Oujgourdhuicepantró CREMA auletrateproductwmad?
- Si! Con crema!
- Qué tipo de crema?
- … sin crema.

Orgulloso de mi café sin crema. Tal como lo quería.

Admito que es altamente frustrante e intimidante que todo sea en francés, pero al mismo tiempo le da una vueltita de exoticidad a la ciudad. Onda, voy caminando y pienso: “mírenme, que elegancia la de Francia!”, hasta que recuerdo mis zapatillas agujereadas y se me pasa.

La ciudad en sí es hermosa, eso no se puede negar. Y es super fotogénica, especialmente ahora en otoño, ya que las calles están cubiertas por hojas, y los árboles están verdes, amarillos y rojos. Hay ardillas buscando comida por el piso y correteando cuervos. Hay casas completamente cubiertas por unas enredaderas con hojas de colores, y hay banderas de Québec por todos lados, muchas más que de Canadá (me huele a independentismo). Caminás por calles super francesas y salís a avenidas super anglosajonas, es una mezcla increíble. Hay plazas y parques por todos lados, y en casi todo parque hay canchas de fútbol de 7 y 11 impecables!, es una lástima que nunca haya gente para usarlas. Jebús le da pan al que no tiene dientes y canchas hermosas al que no tiene pelota.

Llegás a una esquina y los autos que vienen en todas direcciones frenan, y esperan a ver para que lado vas a cruzar, aunque aún no hayas llegado a la esquina. Veo perros por todos lados, pero como no sé cuales son las reglas sociales sobre tocar perros ajenos, me quedo quieto a ver si el perro viene por su cuenta. Ahí no es mi culpa, es la del perro.

Uf, mi flatmate hizo unas tostadas francesas para ponerles jarabe de arce. Gloriaaaaa!

No deja de ser una ciudad grande igual, eso es lo único que me choca un toque, pero después ves las ardillas y se te pasa. Me dijeron también que hay mapaches que hacen destrozos en los tachos de basura, pero aún no tuve la suerte de verlos. A pesar del tamaño, hay parques con bosques, y partes del río en donde podés estar vos sólo en medio de la vegetación, meter los pies en el agua, y no ver a nadie cerca. Es decir, podés escaparte un toque de la metrópolis.


  



De todas formas aún me siento bastante turista, y no termino de caer que realmente estoy viviendo acá. Todavía no entiendo lo que está pasando, y en cierta forma hay una parte mía que sigue en Buenos Aires. Tiempo al tiempo, pan al pan, vino al toro. 

Creo que se me hizo algo largo ya. Quedarán más anecdotas para la próxima! Los mantengo informados sobre mi progreso con el francés. Los dejo con una yapa, una ardilla blanca.

Sí, podría haber elegido una mejor foto la verdad



lunes, 2 de octubre de 2017

The Squirrelife. Dia 2 de 365.

Dia 2 de 365 - 2 de Octubre de 2017, Kensington Market, Toronto, Canadá

Si bien recién empieza el segundo día, ya lo cambió todo. Había escrito bastante ayer por el primer día, pero hoy quiero pasarlo rápido para llegar a hoy. Ayer fue un día algo extraño, después de no dormir en toda la noche, me la pasé caminando por Toronto impulsado por la energía de un nuevo lugar y de todas las ardillas que vi (Squirrelife = Vidardilla). Pero lo cierto es que estaba completamente agotado. Fue un día muy largo (doble, no dormí el sábado a la noche). Preparar un viaje así y hacerlo es extremadamente agotador tanto mental como físicamente, y así sin descanso y sin punto de quiebre entre una vida y la otra, entre un mundo y el otro, y todo lo que hubo en el medio, no terminé de entender qué estaba pasando. 

Me acosté antes de las 10 pm y caí casi automáticamente inconsciente. Hoy me levanté 7:15, desayuné y salí a caminar por el barrio hasta que abriera Service Canada donde iba a pedir mi número SIN (Número de Seguridad Social) para poder trabajar. Hoy fue diferente. Hoy empecé acá de cero, es como cuando usas la compu mucho tiempo sin parar (dos días seguido) y a todo culo, la apagás y al día siguiente arranca, carga el Windows de cero y funciona mejor. Algo así fue, hoy empecé de cero acá y hoy pude entender realmente que llegué, y que estoy en Canadá. Me es difícil hablar objetivamente ahora porque todo conlleva un montón de sentimientos. A medida que caminaba por las calles del barrio entre casonas increíblemente hermosas con jardincito adelante quedé absolutamente fascinado. Giré a derecha, giré a izquierda y cada calle era más linda que la anterior. Me paraba en las esquinas a admirar y tuve que aprender a no hacerlo porque cada auto que pasaba se quedaba esperando a que cruce y tenía que hacerle señas para que pase tranquilo. Vi perros, gatos, ardillas, adultos sólos, adultos charlando en una vereda, perros acompañados de sus humanos, chicos en bici, y chicos caminando sólos yendo a la escuela. Vi los típicos micros escolares amarillos de las películas pero en versión bonzai. Vi casas que se notaban eran nuevas y otras viejas que de tan sólo verlas te daban ganas de sentarte en la entrada a leer un libro. “Vení, ponete cómodo, tomá, lee esto que te va a gustar”. Casas impecables y casas venidas abajo y aún así mágicas y maravillosas. Quería comprarlas y arreglarlas todas. En cada casa que estaban refaccionando, me asomaba a ver si lo veía a Jonathan Scott (ver “Hermanos a la Obra” por H&H). Cuadras llenas de árboles y casas del mismo estilo una al lado de la otra. Llegué a una escuela con un parque enorme con canchas de básquet y otras cosas que no llegué a ver porque no podía parar de mirar los aros y las redes. No pude sacar ninguna foto. Estaba como en un trance, conectado con todo lo que veía, con un mundo nuevo y no quería romperlo, no quería dejar de mirar cada detalle de cada cosa que tenía al alcance de la vista. 

Por primera vez me sentí realmente en Canadá. Cuando me alejé del centro, de las torres, de lo turístico y me adentré en lo real. Me ponía y me sacaba los anteojos de sol según si quería ver bien todo, o si la cara se me torcía por las sensaciones que me afloraban de adentro y no quería que la gente viera ni mi cara de asombro, ni los ojos llorosos, ni otros gestos incontrolables. La diferencia entre ayer y hoy es la misma de cuando ves a una persona hermosa, y cuando te enamorás. En nada, en una noche de diferencia, en una caminata de 45 minutos por un barrio cualquiera de Toronto, pasé de ver una ciudad nueva, un país nuevo, una cultura nueva, un mundo nuevo, a ser parte de él.

Llamé a un gato que no se acercó, toqué la reja baja de una casa para sentir que realmente estaba ahí, nos miramos a los ojos con una ardilla negra por un buen momento y después me vino a investigar más de cerca, yo encantado. Vi un perro negro hermoso y peludo atado a un árbol en la puerta de la escuela pero no me animé a ir a abrazarlo y tocarlo como quería porque no se como son las reglas sociales acá sobre los perros ajenos, y no quiero molestar a nadie. Por eso ya no me paro en las esquinas a boludear, y ni siquiera cruzo la calle aunque no haya autos en cientos de metros a la redonda hasta que el muñequito no se ponga en blanco. Agradezco a todos los que me dejan pasar aunque no haga falta. Es todo tan “perfecto” que da miedo tocarlo a ver si se rompe. No quiero hacer nada que pueda perturbar el balance perfecto. Da la impresión de que la amabilidad es más fuerte que el mal humor o las ganas, porque me crucé gente divina y con buena onda, y otros que no tenían un buen día, pero que al bajar la escalera mecánica del subte entre el aeropuerto y la ciudad vieron que llevaba una mochila y se acercaron para decirme que daba lo mismo el andén izquierdo o derecho porque ambos iban hacia el este. Yo de mal humor evito a la gente, ella de mal humor pensó que quizás un mínimo de información podía serle útil a un viajero desconocido. Aunque por ahora abrí varias veces el mapa y nadie vino a preguntar si necesitaba algo (punto para Wellington). Pero...ardillas (punto para Toronto). Welligton 1 – Toronto 1.



No quiero parar un segundo. No quiero quedarme más de lo mínimo indispensable en el hostel o en el cuarto. Miro por la ventana y es como estar sentado al pie del árbol y ver por el agujero el País de las Maravillas, querés saltar ya y rascarle la barbilla al gato (es raro, pero sigue siendo un gato). Quiero caminar por cada calle que veo, doblar en cada esquina, tomar un café en cada café, una cerveza en cada bar, quiero comer en cada puesto callejero, quiero subirme a cada edificio y mirar el paisaje, quiero hablar con cada persona para que me cuente su vida, quiero chamuyarme a cada mina que veo, quiero acariciar a cada perro que veo (eso no es nuevo igual), quiero todo, quiero cada cosa, no quiero parar. Viajar es como una droga, y es igualmente adictivo.

No sé aún que voy a hacer mañana. Qué digo? No sé ni qué voy a hacer después del mediodía. Lo único que sé es que esta semana me voy para Montreal, Toronto se me hace muy Auckland y por eso quiero escaparle rápido. Estoy seguro que hay ardillas por todo el país. Le agregaría a wikipedia la densidad de población de ardillas por ciudad, así me ayuda a decidir a dónde quiero ir a continuación. Admito que estoy obsesionado con ellas. Las quiero adoptar a todas.




Esto recién empieza. Día 2 de 365. En Ardillalandia

Los dejo con algunas fotos de ayer.

La primera vista de Toronto ni bien salí del subte. 

Downtown Toronto. el Centro.

Waterfront. Parte de la costanera.

Era obvio que le iba a sacar fotos a los pájaros locales. Acá un pato y una gaviota debatiendo sobre la pesca del día.


Otra parte de la costanera