jueves, 5 de abril de 2012

Armóse



Ésta actualización va a ser poco común. Ya se van a dar cuenta por qué. Los dejo entonces con la misma.

“ARMÓSE”


Lunes 19 de Marzo de 2012, 5:16 pm – Casa, Motueka
Armóse


Armóse el fútbol, donde el pasto crece poco y el sol pega duro.
Donde los locales lo malgastan con deportes aburridos, los extranjeros traen el fútbol, el cual es siempre bienvenido.
Aquí el guapo pone el cuerpo, y no importa el evento, los tapones van de punta ante cualquier encuentro.
Los negros van descalzos, cual cacería de venados, casi llevan arco y flecha, van vistiendo taparrabos.
Armóse donde rueda la pelota y los negros corren, los blancos y amarillos se amontonan esperando sus errores.
No se lleva el puntaje, mas se juega por la gloria, cada contra argentina pocas veces perdona.
Los pulmones se vacían, las piernas ya se agotan, con la espalda siento el pasto, simulando una derrota.
A lo Guille, es teatro, y los negros de descuidan, pelotazo al pie da comienzo a la corrida.
Toco y me voy, recibo y devolución, gambeta corta y amague, camino libre para el gol. 
Algunos muestran habilidad y destreza, al galope cual gacelas, los demás más bien miran, muestran panza y pereza.
Las chicas miran, más no entienden ni jota, se alegran viendo sus hombres pelear por una pelota.
El sol juega a las escondidas, la noche busca, el partido aún se disputa, mas pronto se termina, hay una desventaja que no es deportiva.
Un equipo se camufla en la oscuridad del ocaso, si se desnudan y no sonríen, invisibles son como agua en un vaso.

En resumen, largóse el fútbol en el parque de atrás de casa. 7 vanuatus por un lado, 6 internacionales por el otro. 3 checos, 1 hongkongués, y 2 argentinos. Los negros corren sin parar y tocan la pelota, nosotros esperamos y vamos de contra. Los checos no cazan un fulbo. Los negros cazan guepardos con sus propias manos y los comen en brochette, crudos.

Cómo se extrañaba… esperamos se convierta en rutina jugar los domingos a la tarde.


Hombre de Dale


Ese es mi papel en la película “Dale Man” (léase déil, no dále). Voy a ser un hombre de un pueblo llamado Dale que está siendo atacado por un dragón. Lo que yo tengo que hacer es justamente huir del dragón. El lunes pasado fui a la prueba de vestuario como les había contado. Lo malo es que firmé un contrato por el cual tengo terminantemente prohibido contar o publicar absolutamente nada de lo que pasa dentro del estudio, ni mucho menos, sacar fotos. Pero sí puedo contarles que me estaban esperando con mi vestuario, me lo ajustaron al cuerpo, me probaron una peluca, y ya tengo todo listo para ir a filmar. La que supongo fue una asistente de producción me recomendó que me lleve un libro ya que probablemente esté más tiempo esperando que filmando en serio.

Pequeña nota: No estoy seguro del nombre del pueblo, CREO que era ese, pero bueno, es lo de menos.

Tampoco estoy seguro si soy un hombre o un elfo, pero es lo de menos.

Ahora que lo pienso no sé si era el hobbit…capaz es otra película.
Capaz tampoco soy extra, capaz soy público en algún programa de cocina local. Que se yo, la memoria a veces falla. Pero algo con la tele o las películas era.

Ah no, ¡ya me acordé! Van a publicar un chiste mío en el diario gratuito de Motueka, ahí está.

No, fuera de joda, si no me equivoco soy un hombre de “déil”. Ya mañana salgo para Wellington justo después del trabajo. Si, voy a ir en un ferry cuasi crucero, muy top, recién salido del trabajo. Apestoso y todo sucio, pero bueno, no tengo más opción. Termino tipo 4, y a las 6:25 sale el Ferry desde Picton, a unos 170 km. Y tengo que presentarme unos 45 min antes. Asique si alguno de ustedes va a tomar el ferry de Picton a Wellington mañana a las 6.25, no se me acerque mucho; y si no me conocen, sólo aléjense del pibe rodeado de moscas.

Las jornadas de trabajo van a ser de entre 10 y 14 horas asique no voy a tener mucho tiempo libre. Más bien no voy a tener nada de tiempo libre. Pero el sábado que vuelvo es justo el “Marchfest”, un festival que venimos esperando desde el año pasado. Como buenos borrachines que somos, eso que tanto esperamos es un festival de cerveza. Todas las cervecerías de la parte norte de la isla sur van a presentar una cerveza especial para el festival. 13 cervecerías, 13 cervezas. 13 pintas de cervezas. Va a ser genial. Probablemente nos quedemos a dormir en la casa de los padres de Trace. Magoya va a manejar para volver después de 13 pintas de cervezas. Eso equivale a casi 6.5 litros de cerveza.


Perfection is imperfect


Acá los ríos tampoco son de leche ni todos los metales son oro. Es imposible pretender que todo sea perfecto y no tengas ningún contratiempo en un viaje así. En diciembre casi imperceptible, una pequeña piedrita comenzó una bola de nieve que, cuando te das cuenta que viene detrás de vos, ya es algo grande para frenarla con el gesto de una mano. Ir a Cromwell, pasar esas 3 semanas sin trabajar a cambio de un mes de trabajo no fue negocio en lo más mínimo, y hoy lo veo  claro al tener una deuda que es igual a mi sueldo de dos semanas. Eso se junta al vencimiento de la verificación técnica y la patente de la camioneta, que estaba vigente desde que la compré.  El panorama no es negro, pero tampoco es claro. Sumado a una subestimación temprana de la dificultad del trabajo hizo que los ingresos actuales no sean los esperados al comenzar la temporada.

Por lo tanto estoy atravesando una pequeña crisis económica. Al menos estoy actualmente trabajando, lo que me da cierto respiro, pero haciendo cálculos más finos veo que al fin de la temporada no voy a tener ni cerca de la plata ahorrada que con cálculos al aire esperaba tener. Y creo que apenas voy a tener algo en mano, a parte de la camioneta. Esto complica un poco el panorama para las dos semanas de visita a Argentina, que está completa y totalmente sujeta a los ahorros que tenga en los próximos meses, ya que no voy a ir a Argentina sino tengo el suficiente dinero para volverme a NZ después.

Y la verdad es que me puso muy mal pensar en eso. No tienen idea las ganas que tengo de volverme aunque sea por dos semanas. Sería como un respiro que de fuerzas para seguir viajando como quiero sin sufrir tanto la falta de algunas personas y eventos.

Sumado a que los cambios de fecha de la filmación casi hacen que me desvincule de la misma, hoy no fue el mejor día de todos.  Por tercera vez me cambiaron la fecha, y ya no sé con que cara mirar a mi jefe. Cuando mi cabeza iba a mil por hora rebotando contra una pared donde no podía encontrar la puerta, justo, me llamó oportunamente mi vieja y me tranquilizó mucho. Y tenía razón en muchas de las cosas que me dijo, es así que decidí igual ir a la filmación de “El Hobbit”. No sé cómo me las arreglaré pero lo que sé seguro es que voy a ir, es algo que no me puedo perder. Asique ya veremos como resultan las cosas en el laburo después de borrarme unos 4 días del mismo.


30 de marzo de 2012, 6:06 pm – Casa, Motueka


Historia de una ida y una vuelta


Viernes, y estoy de vuelta en Motueka. Me fui el jueves 22 a Wellington (ya que las fechas se pospusieron y casi termino no yendo) y volví el miércoles 28 de marzo.

Estuve viviendo en la casa nueva de Trace, en su habitación, ya que justo Trace se vino para Nelson para el Marchfest y para hacer un “tramping” con el Padre, Solé y su novio. Originalmente Saku y yo también íbamos a hacerlo pero nos bajamos.

Decidí no contar de todas formas como fue la filmación. Porque no creo encontrar las palabras escritas suficientes para describir lo que significó para mí. Escriba lo que escriba no le haría justicia asique sinceramente me pareció mejor no contar nada. El día que me vean, si me preguntan les voy a contar con todo gusto.

Lo único que sí voy a contarles es que fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida. Y dicen que después de los grandes momentos queda un gran vacío, y así me sentí al terminar, una sensación de vacío y de plenitud al mismo tiempo. El vacío especialmente porque me perdí el último día de filmación, no me necesitaron, y obviamente porque es algo que no voy a poder repetir en mi vida, y fue totalmente efímero; se terminó. Y la plenitud porque creo que completó mi viaje en Nueva Zelanda, ya no puedo pedir nada más, a pesar de que aún me queden muchas cosas más por vivir acá. De todas formas es algo que quiero volver a hacer, como sea. Todo fue increíble, el estar ahí, la espera en la carpa, la gente con la que lo compartí, el actuar, todo. De los actores principales sólo estuvieron Andy Serkis (Gollum), que era el director, ya que Peter Jackson estaba en otro set con los protagonistas; e Ian McKellen (Gandalf) estuvo un ratito el lunes nomás, mirando como filmábamos la última escena del día, pero se me escapó antes de poder saludarlo.


No pude ir al Marchfest, me quedé en Welli, los chicos fueron.

Para los que pedían la afeitada, ahi me tienen. En la nueva casa de Trace en Wellington.


Flashback: 8 meses



Como les anticipé en la actualización anterior, quiero hacer un pequeño resumen sobre los últimos 8 meses de mi vida, desde que cambié Argentina por Nueva Zelanda. Pero no va ser anecdótico, en lo más mínimo, ya que eso ya está contado. Sino que va a ser un poco más abstracto, sobre lo que vi, que aprendí y las cosas que me di cuenta.

No es fácil dejar tu vida entera atrás y mandarse en una aventura impredecible a un lugar desconocido. Y al hacerlo es imposible que tu perspectiva sobre todo se mantenga impermeable. Sino que más bien muchas de tus creencias hacen agua. En especial cambia la perspectiva con la que ves tu vida pasada al compararla con tu vida actual.

Mi vida en Argentina era igual a la de cualquiera. Me levantaba temprano, desayunaba mirando el noticiero, sacaba al perro a pasear, me tomaba el colectivo, después el subte, me bajaba y entraba a la oficina. 8 horas (o más) encerrado en un edificio, salir, a la misma hora que todo Buenos Aires y el conurbano, tomarme el subte (junto con toda la gente del norte de Buenos Aires y el conurbano), tomarme el colectivo y llegar a casa con las únicas energías para pegarme una ducha, comer y dormir. Siempre me di cuenta que no era feliz haciendo eso, y ahora veo más claro por qué. Yo no era feliz disfrutando 2 días de cada 7. Sufriendo los restantes 5, encerrado en una rutina circular que no tiene fin.

Me di cuenta que hay dos tipos de personas. Por supuesto que hay más, pero para el caso sólo importan estas dos. Hay personas que son felices trabajando en una rutina, juntando plata para cumplir el sueño de comprarse el auto, la casa, mientras ir escalando posiciones en la empresa y ganando aumentos; estabilidad y seguridad. Hay personas que por el contrario necesitan la libertad de elegir que hacer cada día y pagar el precio de adquirir experiencias diarias nuevas con los potenciales ahorros y seguridad que dejarían una vida rutinaria; que quieren ver el mundo; imprevisibilidad y extremismos. Y yo soy claramente del segundo tipo.

No digo que una sea la forma correcta de vivir y otra no, ni que una sea mejor que la otra, ya que es cuestión de gustos. Cada uno es feliz a su forma, y yo viví la primera y no es mi tipo, ni por asomo, estando acá me di cuenta que no quiero que mi vida sea así, no quiero pasar ni un día más de mi vida así.

Yo no lo disfrutaba. Por el contrario acá disfruto cada día, sean de buenas o de malas. Como dije está lleno de extremismos, e imprevisibilidad. Un día sos millonario y despilfarrás, y al siguiente estás quebrado y necesitas pedir prestado. Hoy vivís acá, y tenés un trabajo, y en una semana capaz tenés otro trabajo diferente y vivís allá. Hoy estás rodeado de cierta gente, y en un mes la gente que te rodea es completamente distinta. ¿Y saben qué? soy feliz así.

No me malinterpreten. Extraño muchísimo, no saben cuánto, y más pasa el tiempo, más extraño. Extraño personas. Extraño a mis viejos, a mi familia, a mis amigos piratas, a mis amigos del colegio, a mis amigos de la vida, a mis amigos beriseros. Y ese es sin duda el precio más alto de viajar así, pero estoy dispuesto a pagarlo.

Extraño situaciones. Extraño irme un viernes a lo de Nico a jugar al winning los dos solos y no hacer nada más. Extraño volver cansado del trabajo y no tener ganas de cocinar, y pedirnos una docena de empanadas con mi vieja y comerlas viendo una peli. Extraño los domingos con mi viejo viendo el partido de boca y comernos una pizza después. Extraño ir a recitales inusuales con Santo y la Peti y hablar a calzón quitado. Extraño juntarnos en lo de Nico a mezclar birra con pizza con los piratas y terminar corriendo en bóxer alrededor de la mesa de pingpong, o filmando una película bizarra de bajo presupuesto. Extraño saber que cuando quiera puedo marcar un número e ir a jugar un fútbol o ir a cenar afuera con los pibes del colegio. Extraño envenenar a nuestro jefe con Dani para irnos antes a casa. Extraño subirme a la moto y manejar hasta Morón para ver a Gime. Extraño irme un finde a Quilmes desconectado del mundo a jugar con mi ahijada. Extraño las juntadas y recitales beriseros, morir siempre en La Reina tomando cerveza caliente y bajonear un pancho a la salida sobre Av. Rivadavia.

Este es un pirata que extraña compartir Vicios con su tribu.
Poca gente entendería lo que La Beriso y su gente significan para mí, pero si supieran la mitad de las cosas que viví con ellos, lo entenderían. Si supieran que fueron mi único refugio en épocas que no sabía para donde correr. Si supieran que era el único momento en que podía desahogar penas, enojos, dolores, todo, y siempre había un hombro amigo para bancarme, y sin ser juzgado.

Pero decidí que por nada ni nadie voy a dejar de perseguir mis sueños, y mi sueño es justamente lo que estoy viviendo ahora. Volver a Argentina y someterme nuevamente a la rutina para tener todo eso que extraño cerca sería el camino más fácil, pero pagaría el caro precio de no vivir mi sueño. Y los sueños están hechos para perseguirlos y vivirlos. Un hombre sin sueños es un hombre eternamente infeliz en su ignorancia.

Las cosas que aprendí acá en 8 meses me hubiesen llevado toda una vida aprender allá. Conocés cientos de personas, entablás cientos de amistades, algunas duraderas, algunas efímeras, pero cada persona en su paso corto o largo por tu vida te deja algo. Algo aprendés, sea a partir de algo malo o de algo bueno. Cada persona desde su sabiduría o ignorancia, desde su complejidad o simpleza pueden aportarte muchísimo. Y es así porque cada persona que conocés o es residente de una sociedad completamente distinta a la nuestra, o porque son viajeros como yo, y ellos no sólo vienen de sociedades distintas, sino que ellos mismos también conocieron miles de personas y cada una de ellas les dejó algo en su paso. Y cada persona acá tiene una visión distinta de la vida. Uno es una esponja que absorbe sabiduría. Y sé muy bien que yo también dejo algo en cada persona que conozco, sea algo bueno o malo.

En su génesis este viaje iba a ser de 7 meses, y luego iba a volver a mi vida normal. Pero ahora me sería imposible. De hecho creo que lo peor que me podría pasar en este momento sería tener que volver. Descubrí un mundo nuevo donde me siento completamente libre, y volver atrás sería volver a encerrarme en una jaula caminando una y otra vez sobre mis propios pasos, como en un zoológico, pero del lado de adentro de las rejas. Esto no implica que pase el resto de mi vida viajando por el mundo y jamás vuelva a verlos a todos. Implica que este viaje recién empieza y sé que me esperan miles de cosas por delante. En algún momento lo daré por terminado y volveré a establecerme en algún lugar, pero sé que eso no va a ser pronto. Extraño personas y situaciones, pero no extraño mi vida anterior.

Hay personas que vinieron a Nueva Zelanda, con el mismo viaje que yo en mente, y al no encontrar lo que esperaban, se volvieron a Argentina. Otras vinieron, cumplieron y se volvieron. Y sé que hay otras como yo que descubrieron que atrás del muro hay un mundo nuevo e increíble y están deseosos de explorarlo. Yo no tengo ni idea a donde me va a llevar el viento, pero voy a desplegar mi vela y ver qué pasa. Vaya a donde vaya va a ser una experiencia nueva, y buena o mala, algo voy a aprender de ella.

Espero que ahora entiendan porque no voy a volver a la Argentina aún. Y espero que entiendan que los extraño horrores, pero no es el momento aún de volver.

Yo tuve la suerte de encontrarme en este camino con una persona especial. Con una sabiduría enorme y una visión de la vida envidiable. Tenemos muchas similitudes y muchas diferencias. En nuestras similitudes la pasamos genial. En nuestras diferencias a veces la pasamos aún mejor, a veces nos queremos golpear las cabezas mutuamente, pero siempre aprendemos muchísimo el uno del otro. Lo mejor de todo fue que nos conocimos acá. Si hubiésemos sido amigos de hace años hubiese sido muy distinto todo, y gracias a que no fue así es que ahora estamos aprendiendo tanto el uno del otro, como dije antes. Venimos de círculos distintos. Y ahora estamos viajando juntos.

Hay un par de personas que tienen pensado venirse este año y me escribieron para preguntarme que onda todo, sugerencias, recomendaciones, que tienen que hacer, etc.
Y el mejor consejo que puedo darles es esperen todo, y no esperen nada del viaje. Esperen lo que esperen este viaje los va a sorprender y va a ser totalmente distinto a lo que esperaron. Y por eso mismo esperen todo de él. Vengan con la cabeza abierta a las cosas y personas que van a ver. Si vienen con amigos, no se encierren con ellos. Ábranse, exploren, conozcan mucha gente, sean individuales, no se manejen siempre en grupo, porque así van a conocer mejor a cada persona que se les cruce en el camino. No le den importancia a la ropa que van a traer, si sobra se regala, si falta se compra. No planeen todo su viaje de antemano, porque de antemano no tienen ni la más mínima idea de como van a ser las cosas. Vengan con la mente abierta a todo lo que pueda pasar, y no tengan miedo de intentar. En especial les digo, no se rodeen siempre de latinos. Son todos geniales, re copados, los van a querer, y les van a dar esa sensación de “hogar”, pero tienen poco que ofrecer, ya que venimos todos del mismo lugar, y hablamos todos el mismo idioma.  Rodéense de vanuatus, chinos, franceses, ingleses, canadienses, alemanes, hongkongueses, japoneses, taiwaneses, israelíes, yanquis, checos, kiwis, y australianos. Los uruguayos son latinos, y dan la impresión de ser muy parecidos a los argentinos (o los argentinos de ser muy parecidos a ellos), pero son muy distintos.  Préstenle una especial atención a ellos también.

La mayor riqueza de este viaje no son los paisajes ni los lugares, sino la gente que conozcan. Y por eso mismo les digo que vengan con la cabeza bien abierta para sacarle la mayor cantidad de jugo posible a esta experiencia.

A la gente que vive diciendo “quiero ir, que lindo, yo también quiero ir”. Háganlo. Si esto es lo que quieren hacer, háganlo, dejen de decirlo, háganlo. No se van a arrepentir jamás. Y háganlo ahora.

Y a la demás gente, creo que el mensaje está más que claro. No posterguen sus sueños, no los dejen en un cajón hasta que tengan 80 años y estén jubilados y sin nada que hacer. Háganlos hoy, búsquenlos hoy. Cada día que pasen sin aprender algo, o sin dar un paso hacia tu sueño, o hacia lo que quieren, es un día perdido. No tengan miedo de hacerlo.

Antes de convertir este blog en un libro de autoayuda, cierro el tema y paso a otro. Capaz la próxima me acuerde de algo más que quiera agregar a esta “reflexión”.


Lunes 2 de Abril de 2012, 7:00 pm – Casa, Motueka

Los manzaneros lingüísticamente confusos y vestimentariamente distintos

El trabajo va de a poquito poniéndose mejor. Hoy el gordo hizo 9 cajones y yo 8, record personal para los dos. El gordo trabaja como una máquina a veces, no sé si clasificarlo como asiático por la forma de trabajar, como todos los asiáticos de Central Cherries. Principalmente porque no sé si la maquinidad al trabajar es genital (de los genes) o cultural (de los cultivos en los montes Urales). Hasta donde sé nunca estuvo en Europa del Este, asique calculo que será genital la cosa. 

Dejando de lado maquinidad genital de Saku (sí, soy consciente de lo perturbadoramente sugestivo de esta frase y a pesar de la tonalidad gay, decidí dejarlo en el blog), yo estoy haciendo historia, pero no por mis logros trabajaduriles, sino por (si leen el título nuevamente van a adivinar a que viene) la moda que impongo en el campo. Debo ser el primer manzanero en trabajar en bóxer, botas de lluvia, y un sombrero cowboy. Pero todo tiene una explicación…. ah no, eso fue la actualización anterior.

Bueno, sí tiene una explicación, pero no voy a dar vueltas como la última vez. Voy a ir concréticamente al grano. Las mañanas motuekiles son muy frías, y las richmondianas también. Entonces todas las mañanas empezamos a trabajar en buzo, pantalón largo, y botas de lluvia porque cada noche cae rocío y queda todo el pasto mojado. Hacia las 9:30 empieza a hacer calor, y ya dejamos el buzo de lado. Tipo 10, 11 el pantalón largo, y para la 1 nos sacamos las botas.

Pero el sábado tuve un percance. Me olvidé el short (moraleja: no lavar la ropa), y a las 10 el sol pegaba más duro que Mano de Piedra Durán. Asique no me quedó más opción que sacarme los pantalones y seguir trabajando en bóxer. Al estar el sol tan fuerte, tenía que usar el sombrero de cowboy, y debido a la mojaduría del pasto, aún las botas. Pedí un doble sueldo por dar un show mientras trabajo pero no fue fructífuroso. Hoy me lo olvidé de vuelta y me gustó, asique estoy considerando trabajar en bóxer diariamenticamente, mal hoy no me fue!

A parte de eso, y debido a la cuasi-quiebra económica, estamos trabajando más. El horario es de entre 7:30 y 8 am hasta las 4, y nosotros estamos yendo entre las 7 y 7:30 hasta las 5, 5:30. Sin parar, 10 min para comer nomás. De hecho el sábado nos propusimos ir bien temprano…y nos pasamos un toque…llegamos y era todavía de noche asique no veíamos ni una sola manzana en los árboles…tuvimos que esperar a que amaneciera mientras pusimos música y cantamos y bailamos.


¿Y las manzanas? ¿Dónde están?

Nada más por ahora, saludos gente argentiniana!

Y no se preocupen que ese vacío que había ya se fue. Y el panorama económico mejoró levemente, y pinta seguir mejorando. Asique quédense tranquilos. Tengo una para contar que mi viejo, los piratas, y los pibes del santa se van a cagar de risa, pero para la próxima. Para compensar, les dejo una yapa.

El sexy picker. Directo a las pasarelas.