viernes, 30 de septiembre de 2011

normal-0-21-false-false-false-es-ar-x

Viernes 30 de Septiembre de 2011, 12:13 pm – Casa, Mount Cook, Wellington City


Buenas gente, los dejé descansar unos días después de la última larga actualización, pero acá estamos de nuevo. Aprovecho ahora que no hay tanto para contar. En realidad hay banda de cosas para contar, pero son chiquitas y no son para poner acá, sino para contar cuando esté de vuelta allá. Pero quiero hacer un breve repaso, y después pasar al segmento “La Vida Kiwi” que lo tengo algo abandonado.


Dos grandes cosas pasaron:

1) El partido de los pumas

2) Como los pumas dieron vuelta el partido contra los escoceses

Ah, y me olvidaba una:
3) Los festejos post-partido de los pumas



Empecemos por el primero. No saben lo que se siente estar en un mundial, viendo a los pumas, en Nueva Zelanda. No hay palabras para explicarlo, no se pueden contar las miles de sensaciones que se te pasan desde que te levantás esa mañana, hasta que te fuiste a dormir esa noche. Todo lo que pasa ese día es parte del partido. El ir a laburar, el que me espere Agus afuera e ir a comprar banderas y todo eso (aunque me había olvidado el pequeño detalle de que era domingo, asique me quedó nomás un chino que vende de todo), de ahí juntarnos con Sol y volver corriendo a casa. Antes pasar por el Shalimar e ir para Aro Valley buscando pintura facial, que fue genial jajaja pero ya les contaré cuando vuelva a lo del Shalimar. Llegar a casa, prepararte, salir, viajar a la cancha, ver en el camino todos los grupitos de argentinos y escoceses, llegar, todo. Los que van a la cancha conocen la sensación esa, es inigualable, ahora imagínense que es por un partido del mundial y estás en el culo del mundo para verlo, y estás como otro puñado de gente tratando de alentar a tu país y mostrándole al mundo de donde sos, y que estás orgulloso de serlo. Inexplicable.


En el partido me la pasé gritando, puteando, todo, y rodeados de escoceses. Los escoceses de adelante se reían ante mi desesperación por cualquier cosa. Cuando Contepomi puso el penal contra el palo y salió, me agarré la cabeza y empecé a gritar : NOOOO NOOOOOOOO!!!!!

Ahí estaba con Sol, que en el entretiempo, por la lluvia, se fue abajo del techo. Yo, el enfermito, ni loco me movía de ahí. Me cagué mojando, mal, temblaba de frío mientras miraba el partido, pero no me moví. En el try, del salto le pegué en la cabeza a la vieja escocesa de adelante, y me fui corriendo hasta las escaleras donde me paré en el medio y empecé a saltar solo moviendo los brazos y gritando como un enfermo. Recuerden que esto no es Argentina, acá la gente se queda sentada y aplaude, a lo sumo se abrazan y cantan un poco. Esa es toda la emoción que expresan. De ahí me fui más hacia el medio de la cancha (estaba cerca del ingoal de argentina hasta ese momento) delante de la primera fila, contra la baranda. El pibe de seguridad abajo me miraba de reojo, creo que sospechaba que en cualquier momento me bajaba a la cancha para golpear al árbitro. Y ahí seguí corriendo de un lado para el otro sufriendo los últimos 10 min de partido. Terminó, y me fui a festejar con toda la banda de argentinos que se juntaron en un mismo lugar, ahí fueron los pumas, de boludo no les saqué ni una foto, pero bueno, en la emoción me salió treparme como podía a los asientos (que mojados resbalaban, y flaqueaban bastante ya que no están preparados para que los negros se paren encima) y agarrado de otros argentinos para no caerme, cantando y gritando; bueno, y tratando de hacerme un lugar en la foto para todos los camarógrafos que había ahí. Si vieron alguna foto de eso en algún lado, de los pumas festejando con la gente en la tribuna, fíjense si ven a uno con un gorro-paraguas en la cabeza de varios colores. Ese soy yo.


Nos fueron echando, obvio que no nos íbamos más nosotros, pero nos fueron apagando las luces, el estadio se vació (exceptuando el puñado de argentos), así que nos tuvimos que ir… a hacer quilombo a los pasillos del estadio. Ahí fue genial, todos cantando, saltando, usando los tachos de basura como percusión. Estaba lleno de no-argentinos en el medio, saltando intentando cantar a la par por fonética (onda “kiiwiii melooon kiwii melooon”), salvo el ARYENTINA! ARYENTINA!, que ese se lo sabían bien. En el medio me hablaron dos kiwis (que salió filmado en mi cámara) que me contaban que alentaban a los all blacks, pero hoy a Argentina. Lleno de gringos y kiwis con banderas y cosas de argentina. Había un gordo australiano que le ponía mas ganas que el Rafa Di Zeo. Tardaron una media hora en echarnos de ahí, pero nos fuimos al Bar Chicago, donde trabaja Sol, y donde iban a ir a comer los pumas después del partido. Nunca aparecieron, pero igual la pasé genial!!


De ahí a otro bar, donde estaba Pichot en el VIP, que pasé por la puertita y estaba a unos dos metros  nomás, podría haberme mandado si no hubiera un gorila kiwi impidiéndome el paso. 

Ah si, ¿conocen a Scelzo? Tengo la teoría de que es mitad humano-mitad oso. Me parece que el padre era un guardaparques solitario, y la mamá una morocha experta en pescar y con kilos y kilos de amor para dar. En el bar, un rato más tarde vi salir a Roncero del baño, y pasó por al lado mío. A la pasada lo agarro y le digo: ¡Noooo! ¡Roncero! Capo, sacáte una foto conmigo….Si se lo decía a la pared que estaba atrás era lo mismo. 

Por puto le saqué una foto de espaldas después para que se le vea la pelada.

Y acá las cosas cambiaron bastante, desde que llegó Agus Saku (que a partir de ahora vamos a llamarlo Saku a secas así no se confunden con Agus el cordobés) tengo una dosis de futbol diario, y siempre, siempre algo para hacer. La paso genial jaja. Cada día libre, arrancamos al mediodía para un lado y nunca sabemos donde vamos a terminar, volviendo a casa a la noche tarde. Y cuando laburo, me espera a la salida para ir a tomar algo o pelotudear por ahí. Un genio.

Y hablando de fútbol, de a poco estamos volviendo. Ya tenemos la pelota como saben, y estamos yendo a pelotear. Hoy nos encontramos con un grupo de extranjeros (por supuesto, ningún kiwi) jugando al fútbol y nos prendimos. Eran 3 coreanos y un alemán para nuestro equipo, y todos franceses en el otro. Para explicar mi estado actual, voy a dejarles una pequeña canción que le dedico al fútbol:

“Vuelve!! Que sin ti la vida se me vaa uoooohhhh
oh vuelve! Que me falta el aire si tu no estás uoooooh
ooh vuelve! El rugby no ocupará tu lugaaaaar”

Sigo laburando en el restaurante “Sweet Mother’s kitchen”, ya firmé el contrato y estoy como “ayudante de cocina”. Pero es más lo de lavavajilla que otra cosa. El tema es que me vivo quemando con las sartenes y cortando con cuchillos, tengo las manos hechas mierda. Creo que si fuera masajista de cactus mis manos estarían más sanas. Pero le voy agarrando más la mano y se me hace un poco más fácil todo, además de que una semana después descubrí que hay guantes de látex para que usemos.

Ya hice mi primera compra, me compré la camiseta de Wellington Phoenix, el equipo de fútbol local. En trademe.co.nz (que es el mercadolibre de acá) me salió 65, contra 140 que están todas las tiendas de deportes. Seguramente sobrevaloradas por el mundialito.

Una cosita más y paso al siguiente segmento. Fuimos ayer al Museo Te Papa. No tienen idea lo que es eso, es una locura. ¡¡¡Es una locura!!! Increíble. Todo es interactivo, tocás y movés todo. Hay una parte que representa la geología y cuentan los terremotos que hubo acá. Como muestra de un terremoto de 1950, hay una casa (sí, adentro del museo hay una casita) a donde entrás, y ésta está ambientada en esa época. Hay una tele donde el noticiero cuenta sobre el terremoto que está sucediendo, y cuenta que se acerca otro, hay interferencia, se corta la señal, y la casa entera se empieza a sacudir, mientras escuchás por la radio el relato (la radio está ahí en un estante). Y tenés una puerta como rota en la parte de arriba, donde atrás hay una pantalla donde te muestran que vas por la casa y se va cayendo todo.


¡Y todo el museo es así! En ese mismo sector, se habla de las capas que tiene la tierra, y tenés una piedra de la corteza, una del manto, y otra del “outer core”, que no se como es su nombre científico en español, pero sería el núcleo externo. Y te pide que las levantes, y compares el peso de cada una, y explica como más profundo está, más presión hay, y por lo tanto cada piedra es más densa (La última casi me saca la columna de lugar). No sé si vieron alguna vez el documental del Calamar gigante que encontraron en la Antártida hace algunos años, que es el más grande jamás visto de la historia. Bueno, ¡está en exposición ahí! Y hasta tenés al costado un mini cine para ver una peli 3D que representa los últimos momentos del a vida del calamar.






Y acá está mi foto con Calamardo:


Afuera después hay un área al aire libre que representa distintas cosas naturales de NZ. En una, tenés una fosa llena de piedritas donde hay un fósil enterrado de un bicho que vivía acá. Te pide que te metas y lo busques. Así que nos metimos con Saku y yo me puse a destaparle la cabeza al fósil. Es todo así, interactivo, ¡es una locura! Ayer pudimos ver sólo el nivel 2, hay 4 más que íbamos a ir a ver hoy, pero nos levantamos tarde, ya veremos. Es gigante ese museo.

¡Ahhhhh y casi me olvido!!! Hay una parte, donde te enseñan el haka. Es interactivo. Y después tenés que hacerlo vos, y te filman. Asique Saku y yo tenemos una filmación nuestra haciendo el haka jajajaja ¡me cagué de risa!

Sin exagerar, ese museo es una locura. Jamás vi algo así en mi vida.


Suficiente, siguiente segmento:

La Vida Kiwi: Me sigo cayendo de culo


Sí, señores, hace dos meses que vivo acá y me sigo cayendo de culo con muchas cosas. Por eso este segmento hoy se llama así. El nivel cultural acá es genial. Todos leen, todos se interesan por el cine, teatro. Todos fuman chala, asique son como bohemios en cierta forma. Pero sin serlos. Mm si suena raro, pero yo me entiendo  jaja. Pero son todos copados, agradables. Siempre que salís alguno te viene a hablar y colgás charlando. Y todos son distintos, es toda gente interesante. Wellington es una ciudad de bichos raros. Y todos son interesantes a su forma.

Los sábados a la noche, en la zona de bares y eso, hay unos tipos que pone el gobierno, que no me acuerdo como se llaman, pero son una onda “guardia urbana” que acompañan a los borrachos a la parada de taxis y los mandan a sus casas para que no se pierdan ni terminen durmiendo en una zanja. Los patovas son re buena onda todos, si hay alguno borracho que hace quilombo, los llevan afuera….y no los cagan a palos.

Wellington: Vamos a poner un poquito más sobre la identidad de Wellington. Los habitantes son Wellingtonianos, y los colores de la ciudad son el amarillo y el negro. Los colectivos son de ese color (pongan en google “Go Wellington Bus” y lo van a ver). Los 2 equipos locales de Rugby, Wellington Lions que juegan en la ITM Cup (que sería la liga nacional de rugby) y Wellington Hurricanes que juegan en el Super XVI (una liga internacional con clubes de Australia, Sudáfrica, y algún otro país más), tienen las camisetas amarillas y negras. Igual que el equipo de fútbol local, Wellington Phoenix (Busquen también en Google: “Wellington Lions, Wellington Hurricanes, y Wellington Phoenix).
Che, les sugiero algo. Si están con tiempo, vayan googleando los lugares y cosas que voy nombrando para que vayan teniendo una idea de que hablo; ¡por lo menos para que vean las fotos! Y así creo que van a entender y van a sumergirse mucho más en lo que voy contando.


Novedades:

Nati no está, y como la veo poco tiempo despierta todavía no pudimos hacer el “Rincón de Nati”. Asique tendrán que seguir esperando un poco más para ese rincón.

Una idea que me dio Saku ayer, es de contar un poco el lugar donde estoy sentado actualizando. Por ejemplo, la última actualización fue en el Hashigozake Bar, un bar de cervezas y generalidades japonesas. Ese edificio fue construido como cárcel, según me contó Trace, así que nos sentamos a catar unas cervezas y unos snacks japoneses en lo que era uno de los calabozos, mientras yo actualizaba el blog. Lugar interesante ¡y escondido! Está sobre Taranaki St, a media cuadra de Courtenay Place (la calle principal), y tenés que entrar como por un callejoncito y la entrada está ahí a 5 metros. Una escalera te lleva al subsuelo, donde está el bar. De a poco Trace nos va mostrando muchos lugares muy copados y escondidos, a donde no hubiésemos ido de otra forma. Antenoche fuimos a comer a un restaurante chino, donde Trace y Saku comieron, y yo probé un poco para acompañar. Uno de los platos era sopa de noodles con pato y vegetales. Lo probé, y me pasé el resto de la cena mirando el bowl y sintiéndome culpable por haber comido un patito. De hecho, sigo culpable, le pedía perdón al bowl.

Hay cámaras de seguridad por todo el centro. Igual creo que el trabajo de policía acá debe ser un embole, nunca pasa nada. En los últimos dos meses vi tres veces en total a algún patrullero pasar con la sirena puesta. Y una vez una ambulancia. Eso fue todo. No se olviden que ando siempre por el centro y zonas aledañas.

Y el agua. Por dios el agua! Sé que ya lo dije, pero miren esto, esto es en pleno puerto de Wellington. A 20 mts había una fragata anclada. Y a la vueltita de la fragata hay un trampolín donde podés tirarte al agua, y a unos metros tenés una escalerita para volver a subir.



Antes de terminar quería hacer un agradecimiento especial a mi sponsor Agustín Sakugawa, que es mi proveedor de internet para esta actualización, y que sin el nada de esto sería posible. Estoy vestido con un jean Cultura, unas pantuflas NF Design, un bóxer Kevingston, y una remera Cedarwood State, regalo de mi primo Diego que me la mandó desde Londres. Hoy estoy re internacional eh. Y escuchando Whole lotta Rosie – AC/DC.

Por último, les dejo una yapa. Yo soy el de la camiseta de Boca, Saku el de blanco.




jueves, 22 de septiembre de 2011

Reencuentros


Domingo 11 de septiembre de 2011, 3:10 pm – Casa, Wellington

Hoy me es imposible no abrir el blog con una sección deportiva. De hecho, creo que podemos agregar esa sección durante el mundial. No sólo para putear y quejarme, sino para contar como se vive el mundial acá.


Deportes

Por hoy vamos a limitarnos a expresar mi opinión sobre el partido de anoche entre Argentina e Inglaterra en Dunedin, primer partido del mundial por el grupo. Les pido disculpas por adelantado por las palabrotas que voy a utilizar.

La puta madre que los parió! Perdimos por pelotudos!! Pusieron huevo, defendieron bien, no cometieron casi errores, forzamos muchos errores y penales de ellos, pero tomamos decisiones pelotudas, seguramente por la conducción de Phelan. Tuvimos no se cuanta cantidad de penales, si la mitad de esos penales los hubiéramos pateado al line, para buscar el try, en vez de patear a los palos (que encima se cansaron de errar los muy deformes), hubiéramos ganado el partido. Inglaterra hizo eso, un penal, pateo al line en vez de apuntar a los palos, y que pasó? TRY. Si, con ese try nos ganaron. Pero hay que ser pelotudos eh!!! Anoche me duró la depresión hasta que me dormí. Y hoy volvió cuando me levanté.

Parque frente al Waterfront
Fuimos a ver el partido al Fan Zone, como dije ayer. Lleno de Sudafricanos y Galeses (juegan hoy acá), y ambos hinchaban por Argentina. Incluso los galeses venían y se ponían a gritar: Argentina! Argentina!! Estaban re copados con nosotros. Yo me quedé en remera, porque obvio, ya que tengo la camiseta nueva (gracias Ma), voy a mostrarla. Cabe destacar que era de noche, y estabamos en el Waterfront (puerto). Al lado Nati estaba vestida como un esquimal.

Vista desde la calle paralela a casa



Obviamente me cansé de putear, agarrarme la cabeza, saltar en el lugar, gesticular y todo. Cada vez que Wilkinson erraba un penal, lo festejaba como un gol. Hasta escuche unos galeses que estaban al lado mio que dijeron: that´s definetely the best supporter I´ve seen (Ese es definitivamente el mejor hincha que vi). Bueno, me saco en partidos así. De hecho era el único en todo el Fan Zone que puteaba a la pantalla a los gritos esperando que los jugadores me escuchen, y no, no lo hicieron.
En fin, terminó el partido, los ingleses se fueron en silencio (sino estaría en la cárcel por intentar ahogar a alguno en el mar).

Sacando el resultado del partido, el ambiente es genial. Ver ahí el partido siendo minoría Argentinos, lleno de gente de todo el mundo que vino a ver el mundial, escuchando los relatos en inglés. Estando en el mismo país donde se está jugando el mundial, se respira rugby. Jamás estuve en un mundial de ningún tipo antes, y me encanta! No aguanto a que llegue el 25 e ir a la cancha a verlos. Y estoy rogando que consiga laburo así me compro ya la entrada para el último partido del grupo en Palmerston North (medianamente cerca de Wellington) que se juega el 2 de octubre contra Georgia.

Volviendo a la vida normal,  ya hay novedades. No, no de André. Tenemos 3 nuevos flatmates (compañeros de casa). 3 amigos de Nati que estaban viviendo y trabajando en Martinborough, y que vinieron de visita hace unas semanas, ya están viviendo acá. Asique ahora somos 7 en la casa.
Muy copados los pibes, que igual no se van a quedar mucho más. Ni yo tampoco en realidad.
Ya es casi seguro que el 26 arranque para la isla sur, Blenheim o Nelson seguramente. Pero para explicar mejor esto, pasemos a la siguiente sección:

Reencuentros

Se acuerdan de Agus, el cordobés? Volvió! Y en forma de fichas! Se vino un dia para Wellington a probar suerte, asique lo vengo viendo seguido. Igual está de paso nomás, la semana que viene sigue para Christchurch a buscar laburo en construcción.
Otro que vuelvo a encontrar es a Agus Saku. Uno de los organizadores de este viaje junto con Nati y conmigo. Cuando yo vine a Wellington el justo se fue unos días antes a Gisborne (NE) a trabajar, pero vuelve este jueves, con más ganas de jugar al fútbol que un paralítico. Asique ya tengo a un compañero para ir a pelotear por ahí! Su idea es pasar por acá y seguir para la isla Sur, asique ya tengo con quien ir.


Jueves 22 de Septiembre de 2011, 12:29 pm – Casa, Wellington

No sé si se dieron cuenta pero casi ninguna actualización fue hecha entre las 7 am y las 11 am…porque será no?

Bueno esta vez me fui un poquito al carajo con el tiempo entre actualización y actualización, lo sé perdón! Asique voy a tratar de resumir todo lo más posible, y no hacerlo tan largo, asique no les llevará más de 2 o 3 horitas leer todo. Preparen un buen almohadón, un café, y pónganse cómodos que esto está sólo que empieza.

Uf bueno a ver, memoria, ayudame en esta. Esta es la principal razón por la que tengo que escribir todo lo que pasa en los días siguientes.

En la semana siguiente al partido contra Inglaterra, es decir, la semana pasada, no hubo grandes novedades. Seguí sin conseguir laburo, y ya ese tema empezó a tornarse en algo grave y más que preocupante. Hace ya más de un mes que estoy acá y no puedo conseguir un laburo. Es horrible tener que pensar que capaz hasta tenga que volverme antes de siquiera empezar a disfrutar mi sueño. Hace años y años que sueño con esto, y de pronto en un mes y medio me liquidé todo lo que ahorré durante un año y medio, y me tengo que volver con una mano adelante y una atrás sin haber recorrido nada, sin haber conocido nada, habiendo pasado solo un mes acá cuando la idea era pasar mucho tiempo. Es un viaje único en la vida, y creo que si termina así de rápido y tengo que volver a Buenos Aires, no sé como hago. No sé como vuelvo a mi trabajo anterior, y seguir como si nada. Me muero. Creo que me encierro en mi pieza y no salgo nunca más. De hecho ya las últimas semanas acá no las disfruté, viví pensando en el tema del trabajo y no disfruté nada. Pero bueno, pasemos a lo lindo también.

Como conté antes, tenemos nuevos flatmates. 3 amigos de Nati se mudaron al depto, a la pieza que solía ocupar André. Rasta, Pato y Laucha, 3 músicos que vinieron a probar suerte a Nueva Zelanda y se pasaron los últimos 3 meses sacándole los alambrados a unos viñedos en Martinborough (80 km al este de Wellington). Sedientos de joda y gente, tuve al fin quien convenciera a Nati de salir, cosa que no es fácil. Ya que es raro ver a Nati despierta, generalmente mantiene sus ojos abiertos para ir a trabajar, y al volver, automáticamente se cierran sin previo aviso. Si ponemos una peli, ya se sabe que a los 10 minutos se durmió, si vemos la inauguración del mundial y el primer partido de los All Blacks, llega con suerte hasta la patada inicial. Si estás en el living-comedor y se ausenta de pronto, tenés un 75% de chances de que nunca vuelva y la encuentres después durmiendo en la pieza con la luz encendida, jean y botas puestas. Creo que en el fondo está queriendo traer a la vida el cuento de la bella durmiente, mucho Disney Nati! Ya la veremos en los próximos meses rodeándose de personas de baja estatura, lavando la casa con sus 2 hermanastras y su madrastra malvada, o nadando bajo el mar con cola de pez y pelo rojo. En fin, los pibes son muy copados, unos personajes. Vinieron con una memoria externa (un disco rígido portátil) con 150gb de películas. Tuve que borrar muchas cosas de la compu, como juegos, música, las fotos que tengo de Gime (mentira amor) y cosas así. Pero feliz! Tenemos decenas y decenas de películas, pero no están subtituladas. Los pibes tienen el nivel de inglés de el Chavo (sin ofender muchachos) asique no sé como hacían para entender algo jaja. Noches de truco a matar o morir (mi compañero no se sabe las señas), pero igual ya vamos a revertir ese 3-0! Los dejamos ganar al principio para que se confíen. Son tipo sets igual, onda tenis.

De todas formas duraron poco ya que a la semana de llegar, se fueron, dejándome de nuevo con la fiestera loca empedernida. Igual están cerca, se fueron a Newtown, otro barrio de Wellington más alejado, están a unas 20 cuadras de acá. Pero en subida, y no se olviden que cada cuadra acá vale por dos cuadras porteñas. Asique o me llevan en la camioneta o vienen ellos a visitarnos.

Con ellos también fuimos a ver el partido Argentina-Rumania. Viviendo a 20 minutos a pie, a 5 en camioneta, y no trabajando (o sea que no teníamos ningún impedimento relativo al tiempo) llegamos a los 15 min del primer tiempo, nos perdimos el himno, todo. Trace que llegó temprano me iba teniendo al tanto de cuando empezaba, y mi viejo en el celu sobre el marcador. Ah y a Trace le encantó nuestro himno! Decía que los himnos ingleses son todos como si alguien estuviera muriendo, pero que el nuestro tiene toda la fuerza y energía. Es más, está aprendiendo español y está ahorrando para irse a recorrer Sudamérica. Una grande.

Eso fue el sábado a la tarde, de ahí fuimos a comprar insumos y fernet, volvimos a casa, con Pato hicimos las pizzas y charlamos de rock entre papitas y vino dulce. Después otro partidito de truco, con fernet, y las pizzas. Llegaron las minas, y arrancamos todos para una fiesta Reggae, donde cayeron Agus el cordobés y Lore (una amiga de Ceci que conocimos en Auckland, que vino con nosotros al dia en Waiheke).



Es la 1:11 pm y sigo en la cama. No me quiero levantaaar! Y encima mañana tengo que ir a trabajar. Ah sisi, me olvidé de contarles. Conseguí trabajo. Asique si se cayeron de culo como me imagino, levanten su culo del piso, apóyenlo nuevamente en la silla o sillón, y continúen leyendo que ahora voy a contarles como fue. Antes limpien el café o lo que tiraron que cuando se seque va a ser más difícil.

En el medio de la noche del sábado, me mandó un mensaje Trace que a la mañana siguiente por la mañana necesitaban un lavavajilla, si podía ir. No me acuerdo si lo conté, pero Trace es Chef en un Restaurante en el centro. Obvio que si quería! Estoy desesperado por trabajo, asique si me ofrecían de bailar en el caño con pollera, pero con todo gusto! Hasta me depilaba mirá. Con 3 horas de sueño me levanté a las 7:30 y me mandé. Si hay algo que odio hacer el lavar los platos, asique imagínense mi nivel de desesperación.

Llego y el chef maorí me dijo que el que probaron ayer fue malísimo y muy lento, si yo lo hacía bien, tenía trabajo. Obviamente me deslomé. 7 horas seguidas sin parar a velocidad ultrasónica lavando tazas, platos, cucharas, todo. Hijos de puta!! No tienen nada mejor que hacer que ir a tomar un café el domingo??? Vayan a pasear al puerto, vayan a Island Bay, pero no! Toda la población de Wellington va a ESE restaurante a tomar café los domingos. Me volví loco. Encima no le enganchaba el ritmo, lavaba todos los platos, y me venían a decir que necesitaban cubiertos, le daba con todo a los cubiertos y necesitaban tazas. AAAHHHHHH AUXILIO!!!! Y no llegaba, me dejaban ollas, sartenes, todo! Entre la desesperación de no saber para donde arrancar, y que tenía que hacerlo bien me volví loco. Pero cuando la cosa estaba un poco más tranqui las minas del bar me dijeron que estaba haciendo un muy buen trabajo, que era “hardworking”, que trabajaba duro. Ahí me bajaron un poco de posición, y de la garganta bajaron a su posición natural entre las piernas.

Sweet Mother's Kitchen

De la nada vino uno y me dijo: bueno, estos van a ser tus horarios. Dije ok, buenísimo, con cara de nada y cuando me di vuelta a seguir lavando platos casi me pongo a llorar. Y no es chiste. Ya no saben la preocupación que tenía con ese tema. Y miren como fue el trabajo y como me deslomé que a la noche soñé que seguía lavando platos. Pero bueno, así conseguí trabajo en “Sweet Mother’s Kitchen” en pleno Courtenay Place.

Volviendo a lo anterior, Agus el cordobés avisó que iba a venir, y se vino nomás. Durmió una noche acá en el sillón (ya que con carpa lo echaron de su dpto) y lo estuve viendo seguido desde la semana pasada. Y Agus Saku, ya confirmó que viene este jueves para acá y se queda mínimo hasta el lunes. Todavía no sabe si se queda acá, si va para donde, con quien, cuando, está más perdido que wachiturro en Creamfields. Lo que sí es seguro es que yo no lo acompaño de arranque. La única forma en que me iría de Wellington es teniendo trabajo seguro en algún otro lado.

Ah, no les conté: hubo un dia de granizo / nieve. Saben cuándo? El único día que se me ocurrió salir con la bici al centro. No sólo tuve que arreglarla y me salió una fortuna, sino cuando quise salir, una linda tormenta de granizo cubrió la ciudad de blanco. Quise hacerme el canchero y salir igual, y a la primera frenada derrapé y casi me hago bosta. No saben el frío que hacía. Salí sin guantes, y tuve que improvisar con el gorro de lana y la bufanda cuando vi que mis manos empezaban a tornarse azuladas. Fui en bici a buscar un laburo, no sólo no lo conseguí, sino que terminé mojado, congelado, pagando una fortuna para arreglar esa chatarra, y volviendo a casa caminado con la bici en la mano. Pero admito que la nieve/granizo se veía re linda.


N

I

E

V

E

!

!

!


Últimas cositas y ya los dejo en paz. 1) Llegaron los patos silvestres a Wellington. Asique me pasé toda una tarde sentado en una playita viendo como iban y venían graznando y peleándose con las palomas, gorriones, gaviotas, alcatraces, y otro pajarraco enorme. Me encantan los patos, son tan graciosos. Asique yo feliz de la vida. Llené la tarjeta de memoria de la cámara de 2 GB con puras fotos y videos de ahí jaja.

2) Este sábado voy a ver Argentina-Escocia en el Westpac Stadium acá en Wellington. Asique estense atentos que estoy pensando la forma de llamar la atención de las cámaras para que me enfoquen y me vean allá. Por ahora mi única idea es: Correr en bolas por la cancha con la bandera argentina pintada en el culo, un sombrero tanguero, un pedazo de asado en la boca, un mate en una mano, y un fernet en la otra; el escudo de Boca en el pecho y el de la tribu berisera en el depósito de cerveza, o sea, la panza. Voy a ir averiguando cuanto sale un buen abogado.

3) me estoy haciendo todo un cocinero. Los pibes me querían contratar para ser conductor (el único con registro es el Rasta y se le venció) y como chef jaja. En mi haber tengo un revuelto de verduras (que la rompió), las pizzas, salsas, pollos y carnes a la provenzal o similares, y mis empanadas:


Eso es todo amigos. Las secciones prometidas tengo que dejarlas para la próxima vez por una obvia cuestión de espacio. Buena suerte, y más que suerte, sin alarmas!

sábado, 10 de septiembre de 2011

El paradero de André


7 de Septiembre de 2011, 6:50 pm – Casa, Wellington

Buenas gente seguidora del blog. Hoy les traigo una nueva actualización. Si ya sé, quieren que les cuente el paradero de André ¿no? Bueno, yo NO tengo ganas de contarlo ahora, así que van a tener que esperar un poco más.


Yo sigo sin conseguir laburo, aunque la gira por todos los hoteles de la ciudad me dejó por lo menos conocer zonas que no conocía, y eso por supuesto, conlleva más fotos de la ciudad.


Uyy bueno está bien, ¡les cuento sobre el paradero de André!



Resulta que André está en la cárcel de Upper Hut (en las afueras de Wellington). ¡Sí! No es chiste, está en serio en la cárcel; pero no por mucho más en esta semana o la próxima ya lo deportan a Chile. Y eso tampoco es chiste. Lo agarraron tratando de secuestrar y violar a una chica local. Bueno, eso sí es chiste. No sabemos como lo agarraron, sólo sabemos que el viernes fue a una fiesta con unos amigos chilenos, se fue por su cuenta, y nadie supo nada más de él hasta el sábado pasado. El vive hace 5 años acá, el tema es que ahora no tiene una visa, no tiene permiso para estar en el país, estaba ilegal. Asique seguro medio borracho se mandó alguna cagada, como meterse en una pelea en la calle o algo así, la policía lo agarró y vieron que no tenía documentación, asique derechito para la cárcel. Ahí está ahora esperando ser deportado a Chile. ¡Así de simple!


Así que todo este tiempo nos estábamos rebelando contra alguien que estaba en la cárcel y en vías de ser deportado. ¡Guarda! ¡que malos los rebeldes eh! Tiembla el imperialismo de EE.UU.
Yo igual seguramente esté pasando los últimos días en Wellington, así que la política de la casa no debería importarme mucho más. Sigo sin conseguir laburo asique la semana que viene es mi última semana acá. El lunes hablé con Agus, que sigue en Grisbone, y se quedó sin laburo ahí, por lo que seguro pasa por acá y arrancamos para otro lado juntos, o si consigue algo ahí, yo me vaya para allá. Una lástima la verdad, porque ya me estaba acostumbrando a la vida acá, una ciudad muy linda y tranquila, y otra vez tengo que agarrar las valijas y seguir viaje. ¡Pero bueno! Voy a seguir conociendo el país, que es uno de los propósitos de este viaje ¿no? Ya tendré tiempo para volver acá seguramente.

Así que una vez más estoy viendo cual va a ser mi próximo paso. Mientras sigo buscando laburo acá, por supuesto, pero ya estoy mirando hacia otros lados también.

No más novedades que esas por acá. Ya se empieza a respirar el aire del mundial cada vez más. Ya hasta estamos planeando una reunión masiva de argentinos en la pantalla gigante del puerto para ver todos juntos el partido de Argentina – Inglaterra.  Hoy le comenté a Nati mi idea de comprar un redoblante y llevarlo al partido contra Escocia (que ya tenemos las entradas), y se rió. Nadie me toma en serio en esta casa creo…¡no todo lo que digo es joda gente! Puedo ser serio a veces. Así una vez cada tanto, viste. Ya que no puedo ir yo a las canchas argentinas, que las canchas argentinas vengan a mí. Si supiera tocar la trompeta también llevaría una.

Crónica TV: “Un argentino encarcelado en Nueva Zelanda por dejar inconsciente a un escocés a trompetazos que lo cargó por la derrota de los pumas”

(Suena: Iron Maiden – Fear of the dark)

En fin, hoy dia libre de Nati, por lo que no fui a cocinar al Bhakti Lounge (el restaurant Hare Krishna al que voy a “trabajar” cada tanto), y en cambio nos fuimos a Bay of Islands (Bahía de las Islas), previo paso por el hospital para rechequear el hematoma de Nati. A la salida nos tomamos el bondi "1" camino a Island Bay (seguro ya vieron las fotos en face, y vieron que puse Bay of Islands, pero me confundí con otro lugar, ¡es Island Bay!). Lo interesante de ese lugar (aparte de las playitas que ya van a ver), es que es el punto de la isla norte más cercano a la isla sur, por lo que se pueden ver las montañas a lo lejos.



Esas no son las montañas de la isla sur, no subi ninguna foto de esas.

En nuestro caso nos tocó un día con algo de niebla, por lo que apenas se llegaba a ver la silueta de la cima de las montañas de la isla sur. Pero las playitas y el agua fueron más que suficientes. 



Sábado 10 de septiembre de 2011, 3:24 pm – Casa, Wellington

(sigue el relato) En el camino me contó Nati que una amiga le había dicho que a veces hay focas en las playas. Respondí: “¿¿En serio?? Falta que haya pingüinos y ya está, no me vuelvo mas a Argentina”. A los 30 segundos vi un cartelito que decía: “Baje la velocidad, pingüinos cruzando”. Ok listo, ¡no vuelvo más! Obviamente me pasé el resto del trayecto pendiente de si había algún pingüino (por si no se notó, me encantan los pingüinos). Encima con el frío y viento que hacía, como verán en las fotos, era más que probable que haya pingüinos. ¡Pero no!, Ni uno. Encima había un pájaro negro de mierda que chillaba distinto a las gaviotas, así que me comí el amague unas cuantas veces.

Sí hay una novedad. No sé porque, un dia me acordé que alguien me había dicho que André tenía una bicicleta. Le pregunté a Nati, y me dijo que no. Le pregunté a Sol y me dijo que sí, asique me fui a fijar atrás de la casa. No se si se acuerdan que en la primera semana me habían ofrecido ser delivery en un “restaurante” indio o malayo, o algo así, llamado “Mughlai”. Por lo que una bicicleta abandonada en el fondo hubiera sido muy oportuna. Me fui atrás cruzando los dedos y rogando que estuviese la bici, y cuando llego me encontré con esto: 


Dudo que sea una buena imagen para el “restaurante” que algún cliente pida delivery y le caiga un tipo adulto, barbudo, con acento raro, montado en esa bici y haciendo sonar el timbre de la bocina…


"Hola Señor, le traigo su pedido de “Mughlai”, ring, ring."



Antes de decepcionarme, miré un poquito más ¡y ahí estaba! La bici de André, uhhhh corrí a su encuentro, cual película romántica en cámara lenta corriendo con los brazos abiertos por la pradera. Ok, desconozco su color original porque una capa de óxido cubre toda la bicicleta, a excepción de las gomas (que están secas y rajadas) y el asiento (torcido y roto). Las uniones con telas de araña, y creo que de noche más de una tarántula debe usarla. No se si para pasear por el barrio, pero para dormir ahí seguro.

Hecha bosta y todo, sigue siendo una bici ¿cierto? A medio camino estaba el casco (el cual merece un párrafo aparte), asique corrí a buscar la campera, y a limpiar el casco (que era el hogar de las primas de las tarántulas que viven en la bici), y corrí a probarla. A todo esto ya era de noche, pero no importa, ¡bici nueva! ("¡juguete nuevo!" A lo toy story 3). Estoy por subirme y… momento…antes debería chequear si las gomas tienen aire. Obvio que las tarántulas no iban a andar inflando las gomas de la bici, asique las dos estaban totalmente desinfladas…a esperar a la mañana siguiente.

La mañana del 6 de enero (me olvidé de poner el agua y el pasto a los camellos), me levanté corriendo feliz a ver mi bici nueva, y llevarla a arreglar. Bueh, a arreglar, ¡a inflar! Arreglo no tiene, ni sumergiendola en un tanque de antióxido.

Cargué la compu en la mochila con la actualización del blog (la anterior a ésta) y me llevé la bici a la Shell sobre Taranaki St. (o Takahashi, o Takahara, o algo así japonés). Termino de inflarla y veo el cartelito que dice: Sólo utilizar en automóviles y motocicletas, no usar en bicicletas. Bueh, tarde. Me subo, empiezo a pedalear, la cadena se saltea unos cuantos dientes cada tanto, los cambios bajan, pero no suben, ¡pero andaba! Y me mandé en bajada hacia el puerto para probarla.

Mmm pequeño detalle, me olvidé de probar los frenos entelarañados (léase: llenos de tela de araña) antes. Freno trasero…frena algo, freno delantero… no frena, bueno, al final si frena, pero de golpe. Asique ya le encontré el sistema de frenado, primero el freno de atrás a fondo, para ir bajando la velocidad, y al final el derecho al fondo, para terminar de frenar. En el medio utilizar la campera como paracaídas, frenar con las plantas de los pies a lo picapiedras, y agitar los brazos para que los autos de adelante vean que viene una bici sin frenos.

Bien o mal, ¡la bici funciona! El casco (que acá tiene su párrafo aparte) es como…un tanto ridículo. ¿Vieron esos cascos horribles de ciclistas que parecen tipo Alien? Bueno, uno de esos, pero hecho bosta. Le falta una parte del broche, así que está agarrado con un alfiler de gancho. El casco es obligatorio, sino te ponen multa.

Si señores, con esa bici estoy andando por la ciudad ahora. Y si me ven, parezco algo así:


¿Da pena no? No se sabe si estoy a punto de ir a llevar un pedido, o si estoy a punto de comandar un ejercito de Alemania en la segunda guerra mundial. En bicicleta.
Si, doy pena jaja. Y asi y todo volví al delivery para avisar que ya tengo bici. Pero van dos noches y no me llaman..asique sigo viendo opciones.

Hoy me llamó Agus, el cordobés, ¿se acuerdan? Bueno, primero llamó para decirme que se iba para Christchurch, y si ahí no iba bien, se venía para Wellington. En el segundo llamado confirmó que se viene para Welli, asique nos volvemos a reencontrar. Y seguramente después del partido Argentina-Escocia acá arrancaremos para la isla Sur. Con el otro Agus seguro también, que parece que vuelve el jueves que viene al final.

Cambio de tema total, ¡ayer empezó el mundial! Y hoy juegan los pumas. Asique a las 7:30 pm ya arreglamos entre varios argentinos, y nos juntamos en el Waterfront (Costanera) ya que la ciudad armó una Fan Zone, donde pasan el partido en pantalla gigante. Asique los argentinos en Wellington vamos a copar ahí y a hacer quilombo. Y los que me vieron ver partidos, saben que vivo puteando y gritando, asique los kiwis (que gritan los tries sentados y aplauden), van a ver lo que es el temperamento de un sudamericano en un mundial.

Sin más, ¡me despido gente! Espero que lo hayan disfrutado. En la próxima actualización seguramente vuelva la sección “La vida Kiwi” con info sobre la vida acá, y por fin inauguraremos “El Rincón de Nati”. Asique no se cuelguen, ¡y estén atentos! Para ver más fotos, visiten mi face.

(Suena: Iron Maiden – The trooper)

Ah casi me olvido. En Island Bay. Si yo fuera el dueño de esa camioneta, le hubiera sacado esta foto:



Sábado 10 de septiembre de 2011, 7:20 pm – Ciber, Cuba St. 


Noticia de ultimo momento. De hecho acabo de enterarme ahora mismo que estoy actualizando el blog en el ciber. La novia de Andre le mando un mensaje a Nati via Facebook, y le dijo que este lunes va a ir a la corte, y parece que si no se paga el pasaje de vuelta no lo deportan.


Si, no se, ¡no entiendo nada! bueno, habra que esperar al lunes a ver que pasa.

Encima ya alquilamos la pieza, tres amigos de Nati vienen el lunes y ya se quedan....



Los mantengo al tanto. Perdon por la falta de tildes en esta ultima parte, pero estoy en el ciber y aca los teclados son en ingles, no tienen para poner tildes.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Desaparición, revolución y cambios politicos


Vengo algo atrasado con las actualizaciones, ya las tengo escritas, pero no las estoy subiendo. Hoy subo la del viernes y domingo pasado, y en los próximos dias, la siguiente. Pero disfruten la de hoy, que tiene un poco de todo!


Viernes 2 de Septiembre de 2011, 5:07 pm – Casa, Wellington


¡Día agitado hoy!
Los últimos días fueron normales, currículums por acá, currículums por allá, la novedad es que ahora también tengo experiencia de mozo en un bar en Buenos Aires llamado La Esquina Tango Bar, donde también tengo experiencia como Bartender. Y bueno…hay que conseguir laburo. Si seguimos así voy a terminar poniendo que era el Gerente General de Coca-Cola en Argentina. Aún así, sin novedades, ni laburos.

Algo que venimos notando es que el pibe que es el encargado de pagar el alquiler (y cobrarlo), así como de pagar las facturas y todo, como que…digamos que….algo así como que…desapareció.
Si, desde el viernes o sábado pasado que nadie lo ve, no entró ni salió, su pieza sigue igual, y no contesta los mensajes de texto, y al llamarlo, está apagado.  Hasta vinieron de su trabajo a buscarlo para que se presente a trabajar…

Además de eso, hoy cayó Trace (la kiwi que vive con nos) con el correo, varias facturas vencidas de la luz y el gas. Hablando con ella y Nati, llegamos a la conclusión de que estábamos pagando demasiado de alquiler cada uno, calculando mentalmente llegamos a la conclusión de que no sólo André (el desaparecido en cuestión) no paga alquiler, sino que parece que se guardaba plata de sobra de lo que nos cobraba de más a nosotros. Según Trace, esta casa no vale pagar la suma que pagamos entre todos (aún sin sumar un hipotético alquiler de André). Bueno, yo técnicamente todavía no pague, me tocaba ayer la primera cuota ya que la primera semana no tuve que pagarla. Asique, tuvimos que empezar a investigar, y esto da lugar a un nuevo capítulo en el blog:


Sherlock Holmes y sus secuazas (seguramente la Sra. PresidentA lo dirá así, asique es palabra sagrada. Es palabra de Cristina: te alabamos señora / Gloria a ti señora Cristina)


Nos empezamos a preocupar, o sea, hasta una amiga suya vino a buscarlo porque estaba preocupada.  Desde el viernes pasado que dejamos de verlo. Al principio no nos preocupamos porque acá cada uno tiene sus horarios y hay veces que no ves a alguien por un dia entero..pero en este caso va más de una semana. Decidimos investigar el asunto, asique a lo CSI nos metimos en la escena del crimen, su habitación. Antes que nada les advierto, es una historia larga (para el blog) llena de misterio, crimen, y de rebelión política.

Siempre supe que alguna vez en mi vida me iba a servir ver tantas series policiales, y al fin pude aplicarlo. ¡Gracias Ma por torturarme con cuanta serie pedorra de policías y crímenes hay! Aguante Bones, las demás no le llegan a los talones. Capaz CSI Las Vegas, pero ni siquiera.

Entramos a su habitación y empezamos a ver que podía servirnos. En un momento pensé: “no tengo guantes de látex, voy a dejar mis huellas por toda la habitación” acto seguido me di cuenta que me estaba poniendo demasiado en personaje asique decidí bajar a la tierra. ¿Lo peor? No es chiste.

Revisando su habitación vi que había comida en la heladera, una campera sobre la cama, camisas colgadas, y un par de bolsos con boludeces, como productos para el pelo, y cosas similares.
No había ni plata ni documentos ni ningún papel importante. Tampoco se veía más ropa, ni pantalones, ni bóxers, ni ninguna otra cosa que pudiera considerarse importante. Pero sí cosas útiles, por lo que pensé que probablemente sí tenía planeado irse unos días cuando salió, pero no una semana entera, con lo cual ya hay algo raro. O sea, si tenía pensado irse un par de días nomás, tuvo que haber dejado algo más de ropa ¿cierto? Y tendría sentido que se lleve toda la plata encima y su pasaporte, dejando a su vez la máquina para cortar el pelo, y cosas similares. Así como la comida en la heladera, ya que en un par de días, se iba a mantener, pero si se iba a ir toda una semana, sí es extraño que haya dejado la comida en la heladera, y otros elementos como la afeitadora, además de que hubiera avisado en el trabajo. Si su plan era borrarse, puede ser que haya dejado cosas atrás para no cargar con tanto equipaje, dejó varios pares de zapatillas también, pero creo que dejó demasiado como para no volver….

Insisto que en mi opinión planeaba irse un par de días y se prolongó por alguna razón.
Un papel sobre la mesa de luz daba un correo electrónico, que google no supo encontrar. Un pequeño anotador rojo en la parte de debajo de la mesa de luz sólo tenía listas de canciones latinas, alguna que otra letra, y la rutina del gimnasio. No sabíamos ni su nombre completo, cosa que descubrí en un papel de correo situado justo debajo del anotador rojo, donde estaba su nombre completo y fecha de nacimiento (ya tenemos un dato para entregar a la policía cuando demos el parte de desaparecido). Debajo del papel del correo había una especie de cuaderno, que en un primer momento ignoré porque parecía más un libro de fotos, pero que miré por las dudas.

Adentro encontré el nombre, mail y teléfono de la novia (que ya más adelante nos será útil), algunas sumas, dibujos y otras cosas sin importancia. Mirando las sumas, vi que en una decía 150 al lado algo tachado, abajo otros dos valores (con tachaduras al costado también), y daba como resultado 455. A lo que le restaba 380 y daba como resultado final 75.
150 es lo que paga Trace de alquiler, que lo había mencionado antes, asique mirando bien parecía que debajo de lo tachado decía Trace. Los valores abajo podrían ser por las otras dos habitaciones, la de Sol y la mía con Nati. Si a la suma de eso le restaba 380, para mí ese era el valor real del alquiler de la casa, y la diferencia probablemente lo que usaba para pagar las facturas y eso, pero bueno, hay que sentarnos y sacar cuentas.

Decidimos llamarlo y mandarle mensaje, sin obtener respuesta como dije antes, y si para el lunes no aparece, vamos a la policía.

A todo esto, ayer (jueves) había que pagar el alquiler, y el único que tiene contacto con el dueño de la casa era André (sé que antes había puesto Andrés, pero viendo el papel del correo vi que es sólo André). Asique decidimos ir a pagar la deuda de la luz, e ir a ver si podíamos averiguar quién es el dueño de la casa. Seguimos a Trace hasta el City Council (sería el servicio al ciudadano), ahí nos dieron sólo el nombre, ya que por política de privacidad no podían darnos más, pero nos dieron una dirección, la del Departamento de Viviendas (o similar, no recuerdo) para ir a preguntar. Tampoco pudieron darnos datos, pero nos dieron una buena asistencia legal. Aunque André no esté en la casa, y nosotros no estemos en la lista de inquilinos, nadie puede venir a echarnos porque tenemos el permiso del locador para vivir acá, ¡y ese era una de nuestros mayores miedos! Sin André, no podíamos pagar el alquiler, no figuramos en ningún lado como inquilinos, pensamos que podía venir la dueña y echarnos de un dia para el otro. Pero por suerte no. Con un mail del locador (o locatario, no me acuerdo cual es cual…en fin, de André) diciendo que daba por finalizado el contrato de alquiler, ya podíamos nosotros firmar como nuevos locatarios (es locatario, ya me fije en google). De todas formas, queríamos encontrar al dueño para evitarnos problemas.

De ahí fuimos a la biblioteca pública, donde con las páginas amarillas averiguamos dirección y teléfono de la dueña. Un “Well done Sherlock” (Buen trabajo Sherlock) por parte de Trace le dio el nombre a esta sección. Trace llamó, una vieja con acento escocés (según Trace) nos dio el número de  cuenta para depositarle la plata, así de fácil. Sugerí que podríamos empezar a combatir el crimen, causando la risa de todos…no se dieron cuenta que lo decía en serio. “Facu y sus secuazas contra el crimen organizado”. Necesito comprarme un sobretodo marrón largo, un sombrero, y buscarme una frase pegajosa, onda “Elemental, mi querido Watson” o “Y así concluye este episodio”(por HS) y tiro la bufanda hacia un costado del cuello. ¡Acepto ideas! Asique cuando comenten tírenme una frase pegajosa que pueda llegar a usar.


Facundo “Che” Esain en el Monte Cook (acá no hay Sierra Maestra)


La estafa y posterior desaparición, nos forzó a tomar ciertas medidas, asique: ¡Estalló la rebelión!, decidimos derrocar al tirano Fulgencio Batista…ehh digo al tirano André, y tomar posesión de la casa. Vamos a dividir el pago del alquiler justamente entre las habitaciones, y dividir gastos democráticamente. Vamos a abrir una cuenta donde cada uno va a depositar su alquiler más plata para gastos generales, y yo voy a llevar la contabilidad. ¡Bienvenida la democracia al 76B Bottom Flat!
Incluso ya estamos decidiendo que hacer con su habitación (que en realidad es el living, ya que tiene un hogar y no tiene placard). Vamos a ver si usarlo como living, o si alquilarlo para bajar el alquiler a cada uno.
Hasta el cierre de esta edición aún no hay novedades de André. Los voy a mantener al tanto sobre su paradero. Y la situación política en la casa.

PD: Tengo sólo 14 capítulos de 31 de los caballeros..sí sí, me quedé en el mejor momento. Mátenme.


Domingo 4 de septiembre de 2011, 5:54 pm – Casa, Wellington


Ya hay novedades, descubrimos el paradero de André. Pero no voy a contarlo ahora, se van a enterar en la próxima actualización del blog! Muajaja

domingo, 4 de septiembre de 2011

El Reciclado Kiwi & La Argentinidad al Palo


Martes 30 de Agosto de 2011, 6:22 pm – Home sweet home, Wellington


Acabo de volver de una “prueba” que tenía en un bar, donde había puesto todas las fichas, pero después de ir 4 veces, sí, 4ta vez que me hacían ir, el gerente me dijo: “necesitamos mozos con experiencia ahora, como recién vuelvo de mis vacaciones tengo que reordenar el bar y el restaurante, igual tengo tu número, así que te llamo dentro de las próximas 2 semanas.”