viernes, 28 de diciembre de 2012

Edición Especial - Regreso a la Argentina


Antes de empezar quiero contarles que uno de los mejores amigos que me dio la vida decidió venirse a Nueva Zelanda. También comenzó un blog para contar sus historias en territorio kiwi así como consejos e información para aquellos que estén planeando venirse. Si bien está en construcción, agendenlo que pronto va a empezar a ponerse interesante. Les dejo el enlace al mismo: Rompiendo los kiwis, por Nacho Iannella.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Edición Aniversario, Parte I



Motueka Bakery

Introducción:

Finalmente puedo actualizar el blog después de varios meses de espera. Muchos problemas técnicos con la compu, y otros de ganas e inspiración, pero al fin acá está. No es como lo había escrito originalmente, ya que hubo fragmentos que se perdieron por alguna razón (cortesía de Linux Mint y su editor de textos). Reescribí las partes faltantes, dejando otras de lado. No quedó como me gustaría, ya que considero que la versión anterior estaba mejor. De todas formas aquí está. La segunda parte la voy a subir en la próxima semana, ya que si bien no tuvo ninguna pérdida, tengo que acomodarla a la nueva primera parte. Gracias por su paciencia y los dejo con la 29na actualización del blog, Edición Aniversario – Parte 1.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Dulces, dulces vacaciones


Último día de vacaciones, y es por eso que hoy me siento a escribir. Sé que desde el momento en que empecemos a trabajar, siendo el mismo el día de mañana (es horrible decir que mañana empezás a trabajar de nuevo), es muy probable que  tenga aún menos ganas de escribir el blog que ahora. Asique aprovecho que amaneció nublado, y probablemente con las horas se despeje. Y cuando se despeje vamos a ir a la playa o algo así, asique mejor me apuro para escribir todo mientras el clima siga así.

Uy, se filtró un rayito de sol entre las nubes y entra por la ventana de casa. Bien el clima.

Pasó un buen tiempo desde la última actualización propiamente dicha. Unos 40 días aprox. Durante los cuales muchas cosas cambiaron y pasaron, asique espérense un blog algo largo. Pero bueno, a joderse, tuvieron 40 días de descanso. Ya están advertidos, prepárense una buena taza de café, algo para picar, elijan su asiento preferido en la casa, apoyen sus nalgas en el mismo, pónganse cómodos y léan, que esto está sólo que empieza.

Para el día de hoy vamos a poner una especie de índice temático. En realidad es más para mí que para ustedes, para no olvidarme de nada, pero también les puede ser útil para ver que temas no leer porque les parece aburrido. Vamos a romper, por esta vez, el tradicional orden cronológico. Tengo un borrador llamado “¿Y ahora qué?” en el que fui escribiendo algunas cosas a lo largo de este mes, de las cuales algunas no van a entrar al blog (cómo el segmento titulado “Los experimentos científicos del Dr. Facu”), y que quedarán sin publicar en las oscuridades de mi computadora, junto con las fotos escrachosas, los juegos vergonzosos (como el sims) y toda la porno. Principalmente toda la porno.


   Índice

   - La casa y sus integrantes

   - Vida cotidiana en Motueka

   - El trabajo

   - Maradona ponja y Caniggia oscuro


Creo que puedo poner todo dentro de esas cuatro grandes  categorías. Y así damos comienzo entonces a la vigesimoprimera actualización del blog en Kiwilandia.




La casa y sus integrantes

Creo que la última vez que les hablé de los habitantes de la casa, vivían en la misma Kate (la inglesa), Cameron (el kiwi), Tomaš y Alena (pareja de checos), y Hong, el gordo y yo en nuestra pieza. Hong reemplazando a Kozué, quien se fue a Australia previo paso por Fiji.

Bueno, no quedó nadie de todos esos, sólo Tomaš, Alena, el gordo samurái y yo. Los demás se fueron yendo de a uno. La primera en irse fue Kate, quien se mudó a otra casa en Motueka con unos amigos. El segundo en irse fue Cameron, quien en un primer momento se mudó a una casa en su trabajo en Kaiteriteri (la playa), y después se cambió de trabajo y se fue a vivir a una orchard para pickear manzanas, donde se mudó con Pamela, una chica francesa de 19 años. Ahí trabaja junto con Tomaš y Alena.

El tercero fue Hong, quien duró poco en la casa. Se mudó también cerca, a sólo un par de cuadras.

Igual a la mayoría los seguimos viendo. Kate siguió pasando de visita, y cuando no, iba yo de visita para allá. Cameron lo mismo, muchas veces se venía a casa con Pamela para las noches de poker, o a veces nos íbamos nosotros para su casa. O sino íbamos todos a la playa, a pasear, a pescar, etc.

Saku, Tomas, otro checo, Cameron, Yo, Frank


Kate y Cameron vivían en las dos cabañitas del fondo (como la que se ve de foto en la foto del poker). La de Kate fue ocupada por una pareja de chinas. Y la elección de la palabra “pareja” no fue al azar. Una es un pibe, Batman, y la segunda una mina normal, Robin. La primera no se llama Batman, claramente, pero la segunda sí se llama Robin. Y como aún no me acuerdo el nombre de la primera, le quedó Batman.

En realidad todos los  chinos que conocés acá se presentan con nombres en inglés, pero no son sus nombres reales. Es como si yo en vez de presentarme a todos como “Facu” por ser complicado, extraño y gracioso, me presento como “Brad” por si semejanza física con Brad Pitt. No da.

Respecto a la pareja de chinas, que aún dudamos si son pareja o no, y antes de quedar en offside, estamos esperando averiguarlo sin tener que preguntarles directamente.

A la misma cabañita, unas semanas después se mudó una tercera china llamada “Fiona”. Correcto, se eligió el nombre de una ogro, gorda, verde y con antenas. Según Jo, la dueña de la casa, Batman y Fiona son la pareja. El gordo y yo empezamos a observar y creemos que tiene razón, y suponemos que van a haber más tijeretas en esa pieza que en la fábrica de Maped, o en el camerino compartido post-recital de Sandra Mihanovic, Celeste Carballo y Marilina Ross.

Emm…creo que es demasiado directo esto, no se si pueda ponerlo, vamos a ver que dice mi editor:

Editor: "Está bien Facu"

Bueno, lo dejamos entonces. Y es inevitable traer una imagen a la mente. Un trío raro.



En fin, queda una cabañita más, la de Cameron. Esa fue ocupada por otra pareja de checos, Frank y Jana. Frank es un pibe bárbaro, muy copado. Y Jana es una princesa checa. Estamos todos enamorados de ella. Bueno, por todos digo Saku y yo, los demás no se. Aunque seguramente las tres chinas (cualquier semejanza con una marca de golosinas es pura coincidencia) también lo están.

Los dos vivieron ya un tiempo en Canadá y Australia, asique tienen un muy buen nivel de inglés.

Cameron se terminó mudando a Auckland por problemas familiares. Y Pamela vino a vivir con nosotros dos, desde que se fue Hong que no había venido nadie a vivir. La pobre piba no sabe en la cueva en la que se metió.

A Tomaš y Alena ya los conocían, pero no les conté mucho de ellos. Empezando por el hecho de que tienen un inglés muy básico, con lo cual es algo complicado charlar con ellos, pero desde que llegaron acá mejoraron un montón. A veces, Tomaš tarda un tiempo exagerado en contarte una idea, pero lo termina haciendo. Alena tiene un acentro ultra fuerte y siempre abre grande los ojos, asiente y sonríe, pero todos sabemos que no entendió una palabra de lo que le dijiste. Los dos son buenísimos. Tomaš ama el fútbol, y es hincha de un club checo llamado Bohemians 1905. Es un club chico de la capital, Praga. Llevan 10 partidos sin ganar y el último partido los mandó a la segunda división. Pero nos contó de la historia del club y ya nos hicimos hinchas del Bohemians 1905. Ya arreglamos, por supuesto, que cuando vayamos a Rep. Checa, nos quedamos en su casa, y vamos a ir juntos a ver un partido del Bohemians. Con él solemos ir a jugar al fútbol los domingos. Es alto, medirá 1,85 mts, y es absolutamente maderezco, pero va mejorando.

A Frank también le gusta el fútbol, pero no tanto como el hockey sobre hielo, el cual es el deporte más popular en Rep. Checa, pero juega más que Tomaš, por lo menos corre.


Vida cotidiana en Motueka


Semejante cantidad de gente en la casa hizo que cambie todo. Muchas noches de póker, “asados”, amigos checos y chinos visitando la casa. Incluso un día volviendo hacia la casa me llega un mensaje de Frank diciendo: “Cuidado, hay 12 chinos en la casa”. Volvimos y había mas de 15. Imagínense volver a su casa y tener 15 chinos teniendo un asado en el jardín. Asusta, créanme que asusta.

Cameron, Tomas, Alena, Pamela, Yo
Somos entonces 13 personas en una casa (incluyendo los dos nenes), con UN baño y una cocina. Complicado. Pero hay tan buena onda que estamos muy bien. Incluso tenemos chances de mudarnos, pero por ahora nos queremos quedar, a pesar de que mudarnos nos traería algunas ventajas.

La vida cotidiana cambió un poco. Hay más actividad en la casa, más salidas y más planes. Por ejemplo, para el día de San Patricio fuimos todos a un “asado” a la casa de una amiga de Jo (la dueña de la nuestra). Eso fue antes de que Kate y Cameron se fueran. En esa casa también la alquilan a viajeros, asique éramos una banda de gente de diferentes nacionalidades. Conocimos dos argentinas, un par de alemanas, Frank y Jana que aún vivían ahí, y otras personas más. Más tarde nos fuimos a un pub irlandés en el pueblo, donde tocó una banda en vivo y fue genial. Creo que toda la gente de Motueka salió esa noche. Lo cual es raro de ver, ya que la vida nocturna en un pueblo de 10.000 habitantes no se destaca por locura y bares llenos.

Hace un par de findes planeamos una excursión. Nos fuimos con Tomas y Alena a Wharariki Beach (léase Farariki Bich). Hace mucho quería ir a esa playa porque escuché por muchas bocas distintas que era la mejor playa de Nueva Zelanda, y si bien el clima no acompañó, sí vimos una playa increíble. 

Fuimos en la camioneta, Alena y yo adelante, el gordo y Tomas atrás. Podría decirse que es Alena la que lleva los pantalones en esa relación, y este fue un claro ejemplo. Admito que para llegar a Wharariki había que manejar unos 200km, de los cuales los primeros 80 eran subiendo y bajando una montaña, con todas curvas sinuosas. Tuvimos que parar porque Tomas se sentía mal y se vino a sentar adelante, mandando a Alena atrás, donde no hay asientos. A los pocos minutos tuvimos que parar nuevamente, para que Tomas compartiera su desayuno, que había tomado una hora antes, con la naturaleza al costado de la ruta.

Llegamos ,y para nuestra decepción, estaba todo nublado. Dejamos la camioneta en el estacionamiento y caminamos unos 15 minutos por unas colinas entre campos, ovejas y vacas. 



Y llegamos a la playa, hermosa. Primero, para bajar había que tirarse desde una duna. Bueno, podías bajar caminando con mucho cuidado, como gente normal. Yo como no lo soy, revolee la mochila al fondo, le di mis cosas a Tomas, y me tiré 2 veces.


El viento era casi wellingtoniano, de modo que nos refugiamos en una cuevita a comer unas papas y tomar cerveza. Después nos fuimos a caminar un buen rato.




Hay algunas rocas enormes en la playa, justo donde el mar toca la arena. Estabamos sentados ahí, y me pareció ver algo que moviéndose en una de las rocas, del lado de la arena. Pensé que me lo estaba imaginando, pero al ver que Tomas y Alena también estaban mirando hacia el mismo lugar, me levanté, agarre la cámara y corrí hacia la piedra.

Había un pingüino azul caminando. Lamentablemente dobló al pasar la piedra y se escabulló antes que llegemos nosotros. Pero todos lo vimos caminando cómicamente como caminan los pingüinos. El primer pingüino salvaje que veo en mi vida.


A la vuelta Tomas vino adelante, y no dijo una palabra hasta que llegamos a la casa.


Hace más de un mes tuvimos un domingo distinto, cuando Chris Miles (el papá de Tracey), cumplió su promesa hecha en navidad, enseñarme a jugar al golf.  Él juega en varios torneos locales. Así fue como un domingo cualquiera, nos pasó a buscar, y fuimos al campo de golf de Motueka. Acá cada pueblo tiene un campo de golf, es bastante popular y económico. Lo más llamativo de todo, es que en la mayoría de los campos de golf, no hay ningún cuidador. Vos vas, hay una cabañita donde ponés la plata en una especie de buzón, te anotás en un cuaderno y vas a jugar. Así de simple. Nadie controla la entrada, está basado en la confianza. Si querés jugás sin pagar, nadie controla. Pero todos pagan, todos. Pasa algo similar con la venta de fruta. Motueka está rodeado de granjas, eso lo saben ya. En muchas casas ponen un “stand” en la puerta, sin ser atendido. Allí ponen las bolsas de manzanas, kiwis o peras, y les ponen precio. La gente se acerca, pone la plata en una cajita abierta y se llevan la bolsa. Si querés te robás todo y no pasa nada. Pero si están, es porque la gente paga.






Jugamos 9 hoyos. El golf es más difícil de lo que parece. No sólo tenés que pegarle a una pelotita chiquita en el piso con un palo con una punta igual de chiquita, sino que encima tenés que calcular dirección y fuerza. Así fue como le perdimos unas 7 pelotitas a Chris, de las cuales unas 5 fueron mías. Después del golf, nos relajamos con unas cervezas en un pub local, “Hot Mama's”.



Hubo más cambios en nuestra rutina diaria, pero se van a ir enterando a medida que continúen leyendo las próximas secciones.


El trabajo

El último mes de trabajo fue durísimo. Tuvimos 3 semanas con una variedad que según siempre escuchamos, era la mejor para hacer plata. Y efectivamente lo era, por lo tanto durante esas tres semanas nos matamos trabajando. Me perdí los primeros 3 días de esa variedad por estar en Wellington filmando el Hobbit, pero al volver me tuve que poner las pilas. A eso se le sumó otra cosa, que ya se enterarán en la sección siguiente. Al terminar esa variedad quedamos hechos dos piltrafas humanas.
Voy a poner un pequeño fragmento que tenía en el borrador:

________________________________________________________________________________
Martes 11 de Abril de 2012, 3:10 pm – Casa, Motueka

Picking in the rain
Traducción: Llové la puta que te parió! Llové!
El tiempo en esta región es algo inseguro y miedoso. Generalmente está soleado, pero cuando tiene que llover es todo un tema. Si con cada nube sólo lloviera de una, sería más fácil. Pero no, es como que duda y no se anima, asique la estira dejando caer un poquito de agua como haciéndolo más suave. Llovizna, no llueve. Tiene miedo de que digamos: “que tiempo de mierda! Mirá como llueve!”, asique para mandar una lluvia necesaria sin caernos mal, lo hace sutilmente. El tema es que si llueve nosotros no trabajamos…si llovizna sí. Y no hay nada peor que trabajar debajo de un goteo incesante por horas, moviendo ramas y manzanas que chorrean agua, y terminar empapado hasta el… bueno, se imaginarán hasta a dónde. Pero claro, como no está técnicamente lloviendo, tenemos que seguir trabajando. Estoy algo cansado de este clima maricón que no se termina de animar a llover. Si querés llover, llové. Punto. Si no, no jodas y dejáme disfrutar del trabajo en un día nublado que es el mejor.
Listo, me descargué.

El regreso del Facu con botas

Esta vez tenemos que agregarle que me olvidé las zapatillas en la casa. Así terminé trabajando todo el día en bóxer y botas de goma. Ricky Sarkany ya me pidió los derechos del diseño.


Le siguieron 1 semana de una variedad horrible, y después una de jugo. En la semana de jugo podríamos haber hecho buena plata, pero nuestros cuerpos ya no daban más. Llegamos al límite. De hecho, en la última semana el gordo se lastimó la espalda y se perdió los últimos 3 días de trabajo. Yo trabajé, pero poco. De todas formas, el viernes fue el último día, para nosotros por lo menos.


El trabajo seguía en otra granja, pero mi supervisor me recomendó que ni nos convenía ir, y ya que no nos sobraba nada, no fuimos. Ese día entonces, comenzamos nuestras bien merecidas vacaciones.

El sábado anterior al cierre de la temporada, hubo una fiesta de pickers en la casa que hay al lado de la fábrica (la Packhouse). Ahí estaba Andy Hoddy. La empresa para la que trabajamos es una empresa grande en la zona, y se llama “Hoddy’s”, verán que Andy no era un picker más. En la fiesta nos ofreció conseguirnos trabajo en una empresa de la cual Hoddy’s es cliente. La empresa se dedica a plantar y criar arbolitos que luego son vendidos a las granjas donde son plantados, y comenzarán a dar sus frutos.


La fiesta siguió. Empezó a las 2 pm, nosotros llegamos tarde por otro compromiso. Teníamos pensado quedarnos hasta las 6 aproximadamente. Pero había una heladera llena de cervezas gratis, pagadas por Andy Hoddy. A las 9 pm estaban ya todos ebrios bailando al aire libre, alrededor de una salamadra viejísima que trajeron a la mitad del jardín. Magoya iba a manejar de vuelta 35 km hasta Motueka, nos quedamos a dormir en la casa. 
checo, checa, argentino, kiwi, argentino, kiwi, suiza

Canaan, nuestro supervisor. No, en serio, era nuestro supervisor en serio.


suiza, venezolano, suiza, inglesa, argentino

Andy nos ofreció mudarnos a esa casa, que queda en Hope, a sólo 5 km de nuestro nuevo trabajo. La idea no es mala. El alquiler es más barato, y estamos cerca del trabajo, ahorramos nafta. Pero estamos muy cómodos en Motueka. Aunque tengamos que manejar media hora para ir y media para volver, por el momento nos quedaríamos. Tomas y Alena también aplicaron para trabajar ahí mismo, por nuestra recomendación. Sería ideal trabajar juntos.

Aceptamos este trabajo en vez del picking de kiwis, que es lo que todos los que trabajaban con manzanas están haciendo, porque nos asegura trabajo hasta Agosto. El kiwi paga mejor, pero es sólo por unas tres semanas.

De todas formas el gordo, Saku, ya tiene pasaje para Japón para el 17 de junio, y así se despediría de NZ antes de que se termine el trabajo.

Empezamos el jueves que viene, o sea, mañana. Mátennos. Todavía no sabemos exactamente cuales son nuestras tareas. En la fiesta de pickers conocimos un venezolano que todos los años trabaja en la misma empresa después de las manzanas. Nos dijo que es duro, pero no tanto como las manzanas, lo cual ya es algo muy, muy bueno.


Omar "el negro" Palma y Nelson "Pipino" Cuevas

Disculpen por el abrupto cambio del título, capaz los confunda pero es el mismo segmento. Sólo que con el paso de las semanas tuve que poner un título más acorde a la realidad. El enganche habilidoso sin movilidad, y el delantero vendehumo.

Y llegamos a la sección más interesante. Muchos ya saben, pero otros aún no. Por lo tanto vamos a comenzar por el principio, con otro fragmento que ya tenía escrito en el borrador, con su título original:



Martes 11 de Abril de 2012 – Casa, Motueka

Maradona ponja y Caniggia oscuro

No sé si se acuerdan que les conté que detrás de nuestra casa hay un parque, la cual también es la sede de un club. Durante el verano jugaron al Criquet, pero la temporada terminó y ahora está por empezar la temporada de fútbol. Ya pintaron las canchas y pusieron los arcos.

Con Sakugawa fuimos el jueves pasado a ver que onda la práctica y ya que estábamos nos probamos. Caímos uno con una lata de cerveza y el otro con una taza de café, vestidos claramente anti-fútbol ya que pensábamos charlar con el técnico para probarnos la semana siguiente. Que profesionales. Ese día entrenaban el equipo C y la primera del Motueka A.F.C. El club tiene 3 equipos, el A, el B, y el C; aparte de un equipo femenino y las inferiores.

Yo me probé de wing porque desde que llegué a NZ no defendí jamás, asique perdí la marca.  Como siempre robé con la velocidad, dije "robo con la velocidad, pero de wing". Total, siempre soy el más rápido donde juegue. Después de una pequeña práctica con el equipo C, jugamos contra el equipo A, la primera. Pase en profundidad del enganche estacado al piso, corro a espaldas de los defensores…y el 6 de la primera me pasó por arriba en velocidad. Ok, están en buena forma, voy a tener que buscar otra estrategia.

Eso fue el jueves pasado, y para resumir, dentro de 2 horas empezamos a entrenar con la reserva. ¿Saben que es lo más gracioso de todo? Sakugawa se probó de enganche cansino y yo de wing por derecha. Y así y todo quedamos.

El domingo empieza la liga y jugamos la primera fecha. No sé contra quién, pero es el equipo de alguna ciudad o pueblo de la región, ya que el Motueka A. F. C. no juega liga nacional, sino que regional.

  

Finalizado el fragmento, voy a explicar un poquito mejor sobre la liga en la que estamos jugando. De hecho voy a sacar fragmentos de un mail que le escribí a mis viejos y algunos amigos.

La "Primera A" de Nueva Zelanda se llama ASB Premiership
“La ASB Premiership, llamada así por razones publicitarias, es la máxima competición futbolística de Nueva Zelanda, está integrada por 8 franquicias de las regiones más pobladas de Nueva Zelanda que se disputan en el verano el título nacional, para no interferir con los torneos regionales de invierno semiprofesionales que se dan en el país. El sistema es de todos contra todos a 2 rondas, es decir, 14 partidos. El equipo que finaliza primero clasifica automáticamente a la Liga de Campeones de la OFC y, junto a las entidades colocadas en las posiciones 2, 3 y 4 disputa de los playoffs para definir al campeón nacional que también clasifica a la O-League. Si el primero del sistema de liga concuerda con el campeón, el subcampeón clasifica al máximo torneo regional de Oceanía.” Sacado de Wikipedia.

Estamos jugando en uno de esos torneos regionales de invierno. En la región de Nelson Bays. Son 16 regiones en todo el país. Y los equipos que están en la Premiership, son representantes de 8 de estas regiones.  Pero no hay ningún equipo de nuestra región en la ASB Premiership.

La primera del equipo está en la segunda división de la región de Nelson Bays.
El equipo B está en la tercera división, y el C en la cuarta división.

La primera fecha llegó. Como siempre juega primero la reserva y después la primera, en la misma cancha. Por lo tanto empezamos jugamos nosotros. Arrancó Saku como enganche con la 10 y yo en el banco. Entré como volante por izquierda con la 7. Ganamos 6-1. Hoy debutamos en la reserva del equipo local.




Termina el partido, vamos al vestuario con el resto del equipo. A Saku a mi nos piden que vayamos al banco del primer equipo. Faltando 20 min entró Saku de enganche con la 15, y faltando 10 min entré yo de  punta con la 11. Perdimos 2-0 con un penal por una mano de Saku en un córner (buen aporte del enganche).
Asique en resumen, en la primera fecha jugamos con la reserva, y debutamos en la primera de un club semi-profesional que juega en la liga oficial de Nueva Zelanda.



A partir de ahí quedamos jugando con la primera. Perdimos las 2 primeras fechas, y ganamos las últimas 3. Saku metió un golazo en uno de los partidos de local.
Yo estaba teniendo pocos minutos (entre 15 y 45 por partido),a excepción del segundo que fui titular por la ausencia del delantero titular. Por ello en las últimas 3 semanas, el entrenador de la reserva me pidió unas 10 veces que juegue también con ellos. El sábado pasado le hice caso y jugué el primer tiempo para la reserva. Como único delantero jajaja!. 4-4-1-1 fue la formación, siendo yo ese último 1. Y metí mi primer gol en torneos oficiales. ¿Lo mejor? Cuando entré al vestuario me ofrecieron la 10, pero ya era ser demasiado caradura. Pero igual me agarré la 9, un escalón menos de caradurez.


Después jugué unos 35 min en el segundo tiempo con la primera, me pusieron de volante por izquierda. El técnico se empezó a avivar que no soy punta natural. Más que en el partido anterior nos faltaban defensores, ya que tenemos 3 lesionados, y le conté que de “chico solía jugar de lateral derecho”. Me parece que se me acabó la mentira del delantero y van a empezar a pararme de volante. Más que en los entrenamientos yo soy uno de los que más lleva la pelota. Pero bueno, ya veremos. Jugué bien de punta en la reserva, capaz si sigo así convenzo para que me sigan poniendo de delantero.
El gordo por su parte sigue jugando de enganche cansino. Ya está considerando colgar los botines o bajarse a jugar para el equipo B que es más tranquilo.


Esta es la página de la Asociación de fútbol de Nelson Bays http://www.nelsonbaysfootball.co.nz
Si hacen click en Fixtures / Result Standings, justo al lado del "NELSON BAYS FOOTBALL", y después hacen click en "Nelson Pine Industries Mens Division 2" van a encontrar el fixture y la tabla de posiciones, bajo el nombre de "Ladder"
 
El nombre oficial del equipo A es “Sprig and Fern Motueka 1st XI”.

Sprig and Fern es una Cervecería regional que es el sponsor del club. Si ven que en la columna "ESTADIO" dice "Memorial Park", bueno, ese es el parque de atrás de mi casa acá en Motueka.
“1st XI” significa “primeros 11” en traducción criolla. Es la primera, el primer equipo.

El fútbol es el otro elemento que cambió nuestra vida cotidiana. Ya que tenemos que entrenar dos veces a la semana y jugar los sábados. Se hizo muy complicado durante el picking de la variedad que conté. Ya que al volver del trabajo muertos, teníamos que ir a entrenar. Y los sábados trabajamos a la mañana, asique nos íbamos directo a la cancha a jugar.
Así terminamos destruidos. No hay cuerpo que aguante.

Y eso creo que es todo lo importante. Seguro me olvido algunas cosas pero irán para la actualización próxima, ya que creo que es la actualización más larga hasta el momento. De hecho hace casi 3 horas que estoy sentado acá escribiendo. Sé que aún falta contar el viaje desde Cromwell a Nelson, que fue hace 3 meses, pero se los seguiré debiendo. Dudo que quieran que lo cuente ahora también.

Sin más, me despido hasta el próximo mes probablemente.
Saludos!

PD: Teníamos razón, se despejó.
PD2: Al que se haya dado cuenta que Tomaš perdió el simbolito sobre la S a lo largo de la historia, le doy un premio.
PD3: Me gustan las yapas, asique les dejo una. Conozcan al Licenciado Agustín Sakugawa en todo su esplendor.

domingo, 6 de mayo de 2012

Despedida de una persona eterna



Hoy me dieron una de las peores noticias que podían darme. Me despertó mi vieja con un llamado para contarme que falleció mi tía Norma. Las palabras no me alcanzan para explicar lo que siento en este momento pero voy a escribir lo que pueda.

Hermana menor de mi abuela materna, mi tía era mi madrina por elección propia. Era mi segunda mamá como se suele decir. Parte de mi familia más cercana. Una de las personas más importantes y que más amé en mi vida entera, junto con mis viejos y mi tío, el hermano de mi mamá. Era la persona que siempre, siempre estaba cuando se la necesitaba. Siempre estuvo, y siempre iba a estar. Una de esas personas que uno espera que siempre esté, sabe que siempre va a estar, que parece inconcebible pensar que en algún momento no va a ser así. Pero resultó ser tan humana como cualquiera de nosotros y hoy me toca despedirme de ella. Paradójicamente fue el corazón lo que le falló, cuando su corazón era lo más grande que tenía. Es algo que no puedo creer, no puedo entender y que no sé cuando pueda aceptar.

Es sin duda la pérdida más grande que tuve en mi vida, y se llevó un parte de ella. Queda un vacío en mi vida que nadie va a poder llenar.

Hoy me despedí como pude, a la distancia. Elegí la mejor piedra de la playa, le di mis palabras, un beso y la tiré con todas mis fuerzas al mar, esperando que de alguna forma le llegue.

Tu cuerpo pereció, pero vas a estar siempre conmigo. Siempre.




A la memoria de Norma Bayarri.
QEPD.

Despidiéndome en Ezeiza, asomandose desde atrás.

jueves, 5 de abril de 2012

Armóse



Ésta actualización va a ser poco común. Ya se van a dar cuenta por qué. Los dejo entonces con la misma.

“ARMÓSE”


Lunes 19 de Marzo de 2012, 5:16 pm – Casa, Motueka
Armóse


Armóse el fútbol, donde el pasto crece poco y el sol pega duro.
Donde los locales lo malgastan con deportes aburridos, los extranjeros traen el fútbol, el cual es siempre bienvenido.
Aquí el guapo pone el cuerpo, y no importa el evento, los tapones van de punta ante cualquier encuentro.
Los negros van descalzos, cual cacería de venados, casi llevan arco y flecha, van vistiendo taparrabos.
Armóse donde rueda la pelota y los negros corren, los blancos y amarillos se amontonan esperando sus errores.
No se lleva el puntaje, mas se juega por la gloria, cada contra argentina pocas veces perdona.
Los pulmones se vacían, las piernas ya se agotan, con la espalda siento el pasto, simulando una derrota.
A lo Guille, es teatro, y los negros de descuidan, pelotazo al pie da comienzo a la corrida.
Toco y me voy, recibo y devolución, gambeta corta y amague, camino libre para el gol. 
Algunos muestran habilidad y destreza, al galope cual gacelas, los demás más bien miran, muestran panza y pereza.
Las chicas miran, más no entienden ni jota, se alegran viendo sus hombres pelear por una pelota.
El sol juega a las escondidas, la noche busca, el partido aún se disputa, mas pronto se termina, hay una desventaja que no es deportiva.
Un equipo se camufla en la oscuridad del ocaso, si se desnudan y no sonríen, invisibles son como agua en un vaso.

En resumen, largóse el fútbol en el parque de atrás de casa. 7 vanuatus por un lado, 6 internacionales por el otro. 3 checos, 1 hongkongués, y 2 argentinos. Los negros corren sin parar y tocan la pelota, nosotros esperamos y vamos de contra. Los checos no cazan un fulbo. Los negros cazan guepardos con sus propias manos y los comen en brochette, crudos.

Cómo se extrañaba… esperamos se convierta en rutina jugar los domingos a la tarde.


Hombre de Dale


Ese es mi papel en la película “Dale Man” (léase déil, no dále). Voy a ser un hombre de un pueblo llamado Dale que está siendo atacado por un dragón. Lo que yo tengo que hacer es justamente huir del dragón. El lunes pasado fui a la prueba de vestuario como les había contado. Lo malo es que firmé un contrato por el cual tengo terminantemente prohibido contar o publicar absolutamente nada de lo que pasa dentro del estudio, ni mucho menos, sacar fotos. Pero sí puedo contarles que me estaban esperando con mi vestuario, me lo ajustaron al cuerpo, me probaron una peluca, y ya tengo todo listo para ir a filmar. La que supongo fue una asistente de producción me recomendó que me lleve un libro ya que probablemente esté más tiempo esperando que filmando en serio.

Pequeña nota: No estoy seguro del nombre del pueblo, CREO que era ese, pero bueno, es lo de menos.

Tampoco estoy seguro si soy un hombre o un elfo, pero es lo de menos.

Ahora que lo pienso no sé si era el hobbit…capaz es otra película.
Capaz tampoco soy extra, capaz soy público en algún programa de cocina local. Que se yo, la memoria a veces falla. Pero algo con la tele o las películas era.

Ah no, ¡ya me acordé! Van a publicar un chiste mío en el diario gratuito de Motueka, ahí está.

No, fuera de joda, si no me equivoco soy un hombre de “déil”. Ya mañana salgo para Wellington justo después del trabajo. Si, voy a ir en un ferry cuasi crucero, muy top, recién salido del trabajo. Apestoso y todo sucio, pero bueno, no tengo más opción. Termino tipo 4, y a las 6:25 sale el Ferry desde Picton, a unos 170 km. Y tengo que presentarme unos 45 min antes. Asique si alguno de ustedes va a tomar el ferry de Picton a Wellington mañana a las 6.25, no se me acerque mucho; y si no me conocen, sólo aléjense del pibe rodeado de moscas.

Las jornadas de trabajo van a ser de entre 10 y 14 horas asique no voy a tener mucho tiempo libre. Más bien no voy a tener nada de tiempo libre. Pero el sábado que vuelvo es justo el “Marchfest”, un festival que venimos esperando desde el año pasado. Como buenos borrachines que somos, eso que tanto esperamos es un festival de cerveza. Todas las cervecerías de la parte norte de la isla sur van a presentar una cerveza especial para el festival. 13 cervecerías, 13 cervezas. 13 pintas de cervezas. Va a ser genial. Probablemente nos quedemos a dormir en la casa de los padres de Trace. Magoya va a manejar para volver después de 13 pintas de cervezas. Eso equivale a casi 6.5 litros de cerveza.


Perfection is imperfect


Acá los ríos tampoco son de leche ni todos los metales son oro. Es imposible pretender que todo sea perfecto y no tengas ningún contratiempo en un viaje así. En diciembre casi imperceptible, una pequeña piedrita comenzó una bola de nieve que, cuando te das cuenta que viene detrás de vos, ya es algo grande para frenarla con el gesto de una mano. Ir a Cromwell, pasar esas 3 semanas sin trabajar a cambio de un mes de trabajo no fue negocio en lo más mínimo, y hoy lo veo  claro al tener una deuda que es igual a mi sueldo de dos semanas. Eso se junta al vencimiento de la verificación técnica y la patente de la camioneta, que estaba vigente desde que la compré.  El panorama no es negro, pero tampoco es claro. Sumado a una subestimación temprana de la dificultad del trabajo hizo que los ingresos actuales no sean los esperados al comenzar la temporada.

Por lo tanto estoy atravesando una pequeña crisis económica. Al menos estoy actualmente trabajando, lo que me da cierto respiro, pero haciendo cálculos más finos veo que al fin de la temporada no voy a tener ni cerca de la plata ahorrada que con cálculos al aire esperaba tener. Y creo que apenas voy a tener algo en mano, a parte de la camioneta. Esto complica un poco el panorama para las dos semanas de visita a Argentina, que está completa y totalmente sujeta a los ahorros que tenga en los próximos meses, ya que no voy a ir a Argentina sino tengo el suficiente dinero para volverme a NZ después.

Y la verdad es que me puso muy mal pensar en eso. No tienen idea las ganas que tengo de volverme aunque sea por dos semanas. Sería como un respiro que de fuerzas para seguir viajando como quiero sin sufrir tanto la falta de algunas personas y eventos.

Sumado a que los cambios de fecha de la filmación casi hacen que me desvincule de la misma, hoy no fue el mejor día de todos.  Por tercera vez me cambiaron la fecha, y ya no sé con que cara mirar a mi jefe. Cuando mi cabeza iba a mil por hora rebotando contra una pared donde no podía encontrar la puerta, justo, me llamó oportunamente mi vieja y me tranquilizó mucho. Y tenía razón en muchas de las cosas que me dijo, es así que decidí igual ir a la filmación de “El Hobbit”. No sé cómo me las arreglaré pero lo que sé seguro es que voy a ir, es algo que no me puedo perder. Asique ya veremos como resultan las cosas en el laburo después de borrarme unos 4 días del mismo.


30 de marzo de 2012, 6:06 pm – Casa, Motueka


Historia de una ida y una vuelta


Viernes, y estoy de vuelta en Motueka. Me fui el jueves 22 a Wellington (ya que las fechas se pospusieron y casi termino no yendo) y volví el miércoles 28 de marzo.

Estuve viviendo en la casa nueva de Trace, en su habitación, ya que justo Trace se vino para Nelson para el Marchfest y para hacer un “tramping” con el Padre, Solé y su novio. Originalmente Saku y yo también íbamos a hacerlo pero nos bajamos.

Decidí no contar de todas formas como fue la filmación. Porque no creo encontrar las palabras escritas suficientes para describir lo que significó para mí. Escriba lo que escriba no le haría justicia asique sinceramente me pareció mejor no contar nada. El día que me vean, si me preguntan les voy a contar con todo gusto.

Lo único que sí voy a contarles es que fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida. Y dicen que después de los grandes momentos queda un gran vacío, y así me sentí al terminar, una sensación de vacío y de plenitud al mismo tiempo. El vacío especialmente porque me perdí el último día de filmación, no me necesitaron, y obviamente porque es algo que no voy a poder repetir en mi vida, y fue totalmente efímero; se terminó. Y la plenitud porque creo que completó mi viaje en Nueva Zelanda, ya no puedo pedir nada más, a pesar de que aún me queden muchas cosas más por vivir acá. De todas formas es algo que quiero volver a hacer, como sea. Todo fue increíble, el estar ahí, la espera en la carpa, la gente con la que lo compartí, el actuar, todo. De los actores principales sólo estuvieron Andy Serkis (Gollum), que era el director, ya que Peter Jackson estaba en otro set con los protagonistas; e Ian McKellen (Gandalf) estuvo un ratito el lunes nomás, mirando como filmábamos la última escena del día, pero se me escapó antes de poder saludarlo.


No pude ir al Marchfest, me quedé en Welli, los chicos fueron.

Para los que pedían la afeitada, ahi me tienen. En la nueva casa de Trace en Wellington.


Flashback: 8 meses



Como les anticipé en la actualización anterior, quiero hacer un pequeño resumen sobre los últimos 8 meses de mi vida, desde que cambié Argentina por Nueva Zelanda. Pero no va ser anecdótico, en lo más mínimo, ya que eso ya está contado. Sino que va a ser un poco más abstracto, sobre lo que vi, que aprendí y las cosas que me di cuenta.

No es fácil dejar tu vida entera atrás y mandarse en una aventura impredecible a un lugar desconocido. Y al hacerlo es imposible que tu perspectiva sobre todo se mantenga impermeable, sino que más bien muchas de tus creencias hacen agua. En especial cambia la perspectiva con la que ves tu vida pasada al compararla con tu vida actual.

Mi vida en Argentina era igual a la de cualquiera. Me levantaba temprano, desayunaba mirando el noticiero, sacaba al perro a pasear, me tomaba el colectivo, después el subte, me bajaba y entraba a la oficina. 8 horas (o más) encerrado en un edificio, salir, a la misma hora que todo Buenos Aires y el conurbano, tomarme el subte (junto con toda la gente del norte de Buenos Aires y el conurbano), tomarme el colectivo y llegar a casa con las únicas energías para pegarme una ducha, comer y dormir. Siempre me di cuenta que no era feliz haciendo eso, y ahora veo más claro por qué. Yo no era feliz disfrutando 2 días de cada 7. Sufriendo los restantes 5, encerrado en una rutina circular que no tiene fin.

Me di cuenta que hay dos tipos de personas. Por supuesto que hay más, pero para el caso sólo importan estas dos. Hay personas que son felices trabajando en una rutina, juntando plata para cumplir el sueño de comprarse el auto, la casa, mientras ir escalando posiciones en la empresa y ganando aumentos; estabilidad y seguridad. Hay personas que por el contrario necesitan la libertad de elegir que hacer cada día y pagar el precio de adquirir experiencias diarias nuevas con los potenciales ahorros y seguridad que dejarían una vida rutinaria; que quieren ver el mundo; imprevisibilidad y extremismos. Y yo soy claramente del segundo tipo.

No digo que una sea la forma correcta de vivir y otra no, ni que una sea mejor que la otra, ya que es cuestión de gustos. Cada uno es feliz a su forma, y yo viví la primera y no es mi tipo, ni por asomo. Estando acá me di cuenta que no quiero que mi vida sea así, no quiero pasar ni un día más de mi vida así.

Yo no lo disfrutaba. Por el contrario acá disfruto cada día, sean de buenas o de malas. Como dije está lleno de extremismos, e imprevisibilidad. Un día sos millonario y despilfarrás, y al siguiente estás quebrado y necesitas pedir prestado. Hoy vivís acá, y tenés un trabajo, y en una semana capaz tenés otro trabajo diferente y vivís allá. Hoy estás rodeado de cierta gente, y en un mes la gente que te rodea es completamente distinta. ¿Y saben qué? Soy feliz así.

No me malinterpreten. Extraño muchísimo, no saben cuánto, y más pasa el tiempo, más extraño. Extraño personas. Extraño a mis viejos, a mi familia, a mis amigos piratas, a mis amigos del colegio, a mis amigos de la vida, a mis amigos beriseros. Y ese es sin duda el precio más alto de viajar así, pero estoy dispuesto a pagarlo.

Extraño situaciones. Extraño irme un viernes a lo de Nico a jugar al winning los dos solos y no hacer nada más. Extraño volver cansado del trabajo y no tener ganas de cocinar, y pedirnos una docena de empanadas con mi vieja y comerlas viendo una peli. Extraño los domingos con mi viejo viendo el partido de boca y comernos una pizza después. Extraño ir a recitales inusuales con Santo y la Peti y hablar a calzón quitado. Extraño juntarnos en lo de Nico a mezclar birra con pizza con los piratas y terminar corriendo en bóxer alrededor de la mesa de pingpong, o filmando una película bizarra de bajo presupuesto. Extraño saber que cuando quiera puedo marcar un número e ir a jugar un fútbol o ir a cenar afuera con los pibes del colegio. Extraño envenenar a nuestro jefe con Dani para irnos antes a casa. Extraño subirme a la moto y manejar hasta Morón para ver a Gime. Extraño irme un finde a Quilmes desconectado del mundo a jugar con mi ahijada. Extraño las juntadas y recitales beriseros, morir siempre en La Reina tomando cerveza caliente y bajonear un pancho a la salida sobre Av. Rivadavia.

Este es un pirata que extraña compartir Vicios con su tribu.
Poca gente entendería lo que La Beriso y su gente significan para mí, pero si supieran la mitad de las cosas que viví con ellos, lo entenderían. Si supieran que fueron mi único refugio en épocas que no sabía para donde correr. Si supieran que era el único momento en que podía desahogar penas, enojos, dolores, todo, y siempre había un hombro amigo para bancarme, y sin ser juzgado.

Pero decidí que por nada ni nadie voy a dejar de perseguir mis sueños, y mi sueño es justamente lo que estoy viviendo ahora. Volver a Argentina y someterme nuevamente a la rutina para tener todo eso que extraño cerca sería el camino más fácil, pero pagaría el caro precio de no vivir mi sueño. Y los sueños están hechos para perseguirlos y vivirlos. Un hombre sin sueños es un hombre eternamente infeliz en su ignorancia.

Las cosas que aprendí acá en 8 meses me hubiesen llevado toda una vida aprender allá. Conocés cientos de personas, entablás cientos de amistades, algunas duraderas, algunas efímeras, pero cada persona en su paso corto o largo por tu vida te deja algo. Algo aprendés, sea a partir de algo malo o de algo bueno. Cada persona desde su sabiduría o ignorancia, desde su complejidad o simpleza pueden aportarte muchísimo. Y es así porque cada persona que conocés o es residente de una sociedad completamente distinta a la nuestra, o porque son viajeros como yo, y ellos no sólo vienen de sociedades distintas, sino que ellos mismos también conocieron miles de personas y cada una de ellas les dejó algo en su paso. Y cada persona acá tiene una visión distinta de la vida. Uno es una esponja que absorbe sabiduría. Y sé muy bien que yo también dejo algo en cada persona que conozco, sea algo bueno o malo.

En su génesis este viaje iba a ser de 7 meses, y luego iba a volver a mi vida normal, pero ahora me sería imposible. De hecho creo que lo peor que me podría pasar en este momento sería tener que volver. Descubrí un mundo nuevo donde me siento completamente libre, y volver atrás sería volver a encerrarme en una jaula caminando una y otra vez sobre mis propios pasos, como en un zoológico, pero del lado de adentro de las rejas. Esto no implica que pase el resto de mi vida viajando por el mundo y jamás vuelva a verlos a todos. Implica que este viaje recién empieza y sé que me esperan miles de cosas por delante. En algún momento lo daré por terminado y volveré a establecerme en algún lugar, pero sé que eso no va a ser pronto. Extraño personas y situaciones, pero no extraño mi vida anterior.

Hay personas que vinieron a Nueva Zelanda, con el mismo viaje que yo en mente, y al no encontrar lo que esperaban, se volvieron a Argentina. Otras vinieron, cumplieron y se volvieron. Y sé que hay otras como yo que descubrieron que atrás del muro hay un mundo nuevo e increíble y están deseosos de explorarlo. Yo no tengo ni idea a donde me va a llevar el viento, pero voy a desplegar mi vela y ver qué pasa. Vaya a donde vaya va a ser una experiencia nueva, y buena o mala, algo voy a aprender de ella.

Espero que ahora entiendan porque no voy a volver a la Argentina aún. Y espero que entiendan que los extraño horrores, pero no es el momento aún de volver.

Yo tuve la suerte de encontrarme en este camino con una persona especial. Con una sabiduría enorme y una visión de la vida envidiable. Tenemos muchas similitudes y muchas diferencias. En nuestras similitudes la pasamos genial. En nuestras diferencias a veces la pasamos aún mejor. A veces nos queremos golpear las cabezas mutuamente, pero siempre aprendemos muchísimo el uno del otro. Lo mejor de todo fue que nos conocimos acá. Si hubiésemos sido amigos de hace años hubiese sido muy distinto todo, y gracias a que no fue así es que ahora estamos aprendiendo tanto el uno del otro, como dije antes. Venimos de círculos distintos. Y ahora estamos viajando juntos.

Hay un par de personas que tienen pensado venirse este año y me escribieron para preguntarme que onda todo, sugerencias, recomendaciones, que tienen que hacer, etc.
Y el mejor consejo que puedo darles es esperen todo, y no esperen nada del viaje. Esperen lo que esperen, este viaje los va a sorprender y va a ser totalmente distinto a lo que esperaron. Y por eso mismo esperen todo de él. Vengan con la cabeza abierta a las cosas y personas que van a ver. Si vienen con amigos, no se encierren con ellos. Ábranse, exploren, conozcan mucha gente, sean individuales, no se manejen siempre en grupo, porque así van a conocer mejor a cada persona que se les cruce en el camino. No le den importancia a la ropa que van a traer, si sobra se regala, si falta se compra. No planeen todo su viaje de antemano, porque de antemano no tienen ni la más mínima idea de como van a ser las cosas. Vengan con la mente abierta a todo lo que pueda pasar, y no tengan miedo de intentar. En especial les digo, no se rodeen siempre de latinos. Son todos geniales, re copados, los van a querer, y les van a dar esa sensación de “hogar”, pero tienen poco que ofrecer, ya que venimos todos del mismo lugar, y hablamos todos el mismo idioma.  Rodéense de vanuatus, chinos, franceses, ingleses, canadienses, alemanes, hongkongueses, japoneses, taiwaneses, israelíes, yanquis, checos, kiwis, y australianos. Los uruguayos son latinos, y dan la impresión de ser muy parecidos a los argentinos (o los argentinos de ser muy parecidos a ellos), pero son muy distintos.  Préstenle una especial atención a ellos también.

La mayor riqueza de este viaje no son los paisajes ni los lugares, sino la gente que conozcan. Y por eso mismo les digo que vengan con la cabeza bien abierta para sacarle la mayor cantidad de jugo posible a esta experiencia.

A la gente que vive diciendo “quiero ir, que lindo, yo también quiero ir”. Háganlo. Si esto es lo que quieren hacer, háganlo, dejen de decirlo, háganlo. No se van a arrepentir jamás. Y háganlo ahora.

Y a la demás gente, creo que el mensaje está más que claro. No posterguen sus sueños, no los dejen en un cajón hasta que tengan 80 años y estén jubilados y sin nada que hacer. Háganlos hoy, búsquenlos hoy. Cada día que pasen sin aprender algo, o sin dar un paso hacia tu sueño, o hacia lo que quieren, es un día perdido. No tengan miedo de hacerlo.

Antes de convertir este blog en un libro de autoayuda, cierro el tema y paso a otro. Capaz la próxima me acuerde de algo más que quiera agregar a esta “reflexión”.


Lunes 2 de Abril de 2012, 7:00 pm – Casa, Motueka

Los manzaneros lingüísticamente confusos y vestimentariamente distintos

El trabajo va de a poquito poniéndose mejor. Hoy el gordo hizo 9 cajones y yo 8, record personal para los dos. El gordo trabaja como una máquina a veces, no sé si clasificarlo como asiático por la forma de trabajar, como todos los asiáticos de Central Cherries. Principalmente porque no sé si la maquinidad al trabajar es genital (de los genes) o cultural (de los cultivos en los montes Urales). Hasta donde sé nunca estuvo en Europa del Este, asique calculo que será genital la cosa. 

Dejando de lado maquinidad genital de Saku (sí, soy consciente de lo perturbadoramente sugestivo de esta frase y a pesar de la tonalidad gay, decidí dejarlo en el blog), yo estoy haciendo historia, pero no por mis logros trabajaduriles, sino por (si leen el título nuevamente van a adivinar a que viene) la moda que impongo en el campo. Debo ser el primer manzanero en trabajar en bóxer, botas de lluvia, y un sombrero cowboy. Pero todo tiene una explicación…. ah no, eso fue la actualización anterior.

Bueno, sí tiene una explicación, pero no voy a dar vueltas como la última vez. Voy a ir concréticamente al grano. Las mañanas motuekiles son muy frías, y las richmondianas también. Entonces todas las mañanas empezamos a trabajar en buzo, pantalón largo, y botas de lluvia porque cada noche cae rocío y queda todo el pasto mojado. Hacia las 9:30 empieza a hacer calor, y ya dejamos el buzo de lado. Tipo 10, 11 el pantalón largo, y para la 1 nos sacamos las botas.

Pero el sábado tuve un percance. Me olvidé el short (moraleja: no lavar la ropa), y a las 10 el sol pegaba más duro que Mano de Piedra Durán. Asique no me quedó más opción que sacarme los pantalones y seguir trabajando en bóxer. Al estar el sol tan fuerte, tenía que usar el sombrero de cowboy, y debido a la mojaduría del pasto, aún las botas. Pedí un doble sueldo por dar un show mientras trabajo pero no fue fructífuroso. Hoy me lo olvidé de vuelta y me gustó, asique estoy considerando trabajar en bóxer diariamenticamente, mal hoy no me fue!

A parte de eso, y debido a la cuasi-quiebra económica, estamos trabajando más. El horario es de entre 7:30 y 8 am hasta las 4, y nosotros estamos yendo entre las 7 y 7:30 hasta las 5, 5:30. Sin parar, 10 min para comer nomás. De hecho el sábado nos propusimos ir bien temprano…y nos pasamos un toque…llegamos y era todavía de noche asique no veíamos ni una sola manzana en los árboles…tuvimos que esperar a que amaneciera mientras pusimos música y cantamos y bailamos.


¿Y las manzanas? ¿Dónde están?

Nada más por ahora, saludos gente argentiniana!

Y no se preocupen que ese vacío que había ya se fue. Y el panorama económico mejoró levemente, y pinta seguir mejorando. Asique quédense tranquilos. Tengo una para contar que mi viejo, los piratas, y los pibes del santa se van a cagar de risa, pero para la próxima. Para compensar, les dejo una yapa.

El sexy picker. Directo a las pasarelas.